martes 17/5/22

El hombre que amaba a los artistas de León

El ILC inaugura mañana en la Sala Provincia una gran exposición en homenaje al crítico y periodista Marcelino Cuevas
                      Presentando exposición con Vicente García. JESÚS F. SALVADORES
Presentando exposición con Vicente García. JESÚS F. SALVADORES

La historia de Marcelino Cuevas (León, 1945-2019) es la crónica cultural leonesa durante más de 56 años. Aunque hizo tanto que, en el antes y el después de la siempre discutible precisión, su huella estaba en el principio anónimo al igual que ahora perdura con solo echar un vistazo a las hemerotecas que cuentan las ciudades. Crítico de cultura de Diario de León, pero aún más: cronista de todo, como un cómplice necesario. Aún se oye mucho: yo con quien hablaba de estas cosas era con Marcelino. Ahora es tiempo de hablar de él, y una de las formas será con el homenaje masivo que prepara el Instituto Leonés de Cultura con una exposición en la que todos los artistas de alguna u otra manera implicados en su periplo vital vuelcan la creación en su recuerdo.

Exposición Colectiva. Marcelino Cuevas. In memoriam, en la Sala Provincia del ILC, desde mañana (18.30 horas) y hasta el 25 de junio, será una colección para hacer historia. Y así, ya hasta el cartel es una obra de arte en la que desde el rostro reconocible de Cuevas desfilan los nombres de los artistas a los que amó, más o menos, pero que siempre ejerció desde el respeto, luego convertido en recurso recíproco.

A falta de que Marcelino Cuevas hiciera la crónica y la crítica de lo que se verá, lo que sí queda también en el presente es que este periodista, fotógrafo, artista, contador de historias y memoria de la vida en la calle, sabía ver los toros desde la barrera tanto como salir a torearlos. Resulta curioso bucear en libertad sobre sus reseñas y fotografías en el archivo de este periódico y corroborar que fue arte y parte de la cultura de León.

Por aquí, unas fotos de Juan Genovés que se mezclan con otras en las que él es el que presenta exposición. Muchas, de esa nada extraña pareja de hecho artístico que formaba con Vicente García, que son todo un artefacto narrativo de la cronología de una amistad imbatible. Más jóvenes, antes. Más mayores, después. Siempre juntos. O, por saber estar en todas partes, de él consta una exposición de Sara Calleja, siempre recordada y reivindicada. Por eso, aunque el homenaje sea pintarle o imaginarle, también lo es saber que estaba en tantas partes como actos y actividades que tenían lugar en León. Desde su ojo clínico ante la obra a la no menos importante sabiduría de descubrir el mejor vino y tapa como gran impulsor de la gastronomía. Si su vida está ligada a los artistas, no menor es la nómina de periodistas que completan su biografía profesional, así como los medios de comunicación. Como la memoria es selectiva, aquí caben todos, artistas y periodistas. Porque para hacer una selección eterna habría que recurrir a la frase: yo esto lo hablaba con Marcelino.

El hombre que amaba a los artistas de León
Comentarios