martes 17/5/22

El hórreo de Las Bodas recupera la memoria de Boñar

 La Diputación pone en valor a través del ILC una de las más antiguas manifestaciones de arquitectura tradicional de León 
horreo
El presidente de la Diputación Eduardo Morán visitó el hórreo de Las Bodas. RAMIRO

En 2011, los herederos de Don Amador y Don José Cendán González, hijos de Eduardo Cendán Alonso y Doña Casilda González Díez, donaron este hórreo a favor de la Diputación y en la actualidad está adscrito al ILC y al Museo de los Pueblos Leoneses. También es Bien de Interés Cultural

Aunque no se vean, además de algún grano, quedan en los hórreos los restos de la memoria de los pueblos, como un símbolo tradicional y arcaico de la resistencia rural ante el paso del tiempo y la llegada de las modernidades. Una resistencia casi cultural. Pese a que en León la cifra supera las 300 construcciones de este tipo (sobre todo, en Prioro, Valdeón, Sajambre, Villablino, Palacios de Sil, San Emiliano, Vega de Valcarce o Balboa, por poner algunos ejemplos) su presencia remite al ensueño de otras épocas. Como de lo de antes cada vez hay menos, tal vez por eso se erigen en faros que contrarrestan todo lo que arrasa en los pueblos cuando llega el futuro y se quedan, precisamente, sin futuro. La Diputación, a través del Instituto Leonés de Cultura (ILC), ha llevado a cabo una operación rescate y de puesta en valor histórica, cultural y turística del hórreo de Las Bodas, en Boñar. Porque esta construcción del siglo XVII simboliza a todos, casi como el padre de todos los hórreos, por antigüedad y porque su construcción corresponde a la más antiguas de las tres que se registran. Eduardo Morán, presidente de la Diputación lo ha visitado para corroborar el apoyo decidido de la institución a la hora de que ese legado común no sólo se mantenga sino que lo haga con todo su esplendor.

Un panel informativo ilustra para tal fin la historia de los hórreos y de este en concreto. Una infografía que explica el proceso y partes con las que cuenta y cómo se hizo. Su cubierta, los cabios, los tablones, el pegollo... Resulta, que ahí donde lo ven, tiene toda su historia.
En concreto, el hórreo de Las Bodas forma parte del selecto grupo de los seis hórreos en madera más antiguos de España. Y dentro de ese grupo podría ser el más antiguo. Así que no está de más y resulta útil para el visitante esa explicación y resumen de sus rasgos principales, que son también las que justifican su gran valor y singularidad. Diseñado por el Instituto Leonés de Cultura (ILC) con el objetivo de aunar rigor científico y afán divulgativo, el panel incluye imágenes junto a la infografía detallada y un mapa de distribución de los hórreos leoneses. Y se acompaña de cinco señales indicadoras que harán más fácil su localización y visita, instaladas tanto en Boñar como en el propio pueblo de Las Bodas.

En la visita, Morán anunció que en próximas fechas se llevarán a cabo labores de consolidación de la cubierta del hórreo, una parte de la cual precisa de restauración especializada con el objetivo de evitar que aumente su deterioro. La comitiva provincial estuvo acompañada en este caso por representantes del Ayuntamiento de Boñar, encabezados por su alcalde, José Villa. También estuvo presente Emilio Gancedo, coordinador de Proyectos y Actividades Culturales del ILC. «Es un atractivo más para los turistas que visitan la provincia de León y una apuesta más del Instituto Leonés de Cultura por mantener, renovar y cuidar el patrimonio que tenemos», destacó el presidente.
El panel instalado pone de manifiesto que la principal particularidad del hórreo de Las Bodas reside en la forma en la que fue montada su caja -la modalidad más arcaica de todas las existentes-, esto es, por apilado de tablones dispuestos en horizontal que se ensamblan en los extremos. Su cubierta es de teja y a dos vertientes, un rasgo que, siempre en convivencia con las cuatro vertientes, se puede encontrar en los hórreos de las cuencas altas de los ríos Porma, Esla y Cea, y en los dos valles leoneses de Picos de Europa (Valdeón y Sajambre). La caja del hórreo está montada sobre unas vigas inferiores o ‘trabes’ mientras que el suelo se realizó con viguetas de madera y, sobre ellas, losas de piedra que blindaban el contenido frente al robo. Se apoya sobre ocho ‘pegollos’ o pies que sirven de apoyo a las ‘muelas’ o ‘tornarratas’ (losas que impiden el paso a los roedores). Otro rasgo muy singular del hórreo de Las Bodas es que todas las piezas de su sistema de acceso son de piedra.

Bien de Interés Cultural
En el panel también se puede leer que León es el territorio de España con más hórreos después de Galicia y de Asturias, con cerca de 320 ejemplares repartidos en tres núcleos principales, aunque en el pasado su extensión y cantidad fueron sin duda mucho mayores. Además, los hórreos leoneses reúnen una diversidad tipológica sin paragón, pues abarcan todos los sistemas ideados sucesivamente para montar la caja (arcaico, con bastidor y sin bastidor). En 2011, los herederos de Don Amador y Don José Cendán González, hijos de Eduardo Cendán Alonso y Doña Casilda González Díez, donaron este hórreo a favor de la Diputación y en la actualidad está adscrito al ILC y al Museo de los Pueblos Leoneses. También es Bien de Interés Cultural.

El hórreo de Las Bodas recupera la memoria de Boñar
Comentarios