domingo. 26.06.2022

El maestro de cantería Domingo de Rivas aderezó la capilla mayor en 1594, pero tanto esta obra como otras posteriores desaparecieron con la reconstrucción total del siglo XVIII que comienza en 1768 con un caudal inicial de 4000 reales, los cuales fueron insuficientes, teniendo que servirse de las rentas de la cofradía de la Virgen de la Candelaria, que también se agotaron. Treinta años después, la espadaña ya amenazaba ruina, y la reconstrucción tuvo que esperar hasta el siglo XXI. Esta historia que cuenta Hispania Nostra tiene un nuevo capítulo: el templo entra en la lista roja que la entidad elabora como forma de reivindicar la protección del patrimonio.

En estos momentos, la situación es la siguiente: las goteras y el acceso de agua por la cubierta están deteriorando el artesonado y agrietando los muros, habiéndose producido la rotura y caída de varias vigas, así como de partes de un falso techo de escayola en varias zonas del templo.

El templo de San Martín presenta una planta de cruz latina. En la nave destaca la amplitud de la capilla y el crucero.

A los pies se encuentra la tribuna de madera y debajo la capilla bautismal semicerrada con una verja de madera en consonancia con la tribuna.

La iglesia de San Martín, en Valdavido, entra en la lista roja
Comentarios