lunes 18.11.2019

Igor Paskual predica su rock en el Babylon

Guitarrista histórico de Loquillo, el gijonés presenta hoy disco en solitario
Guitarrista histórico de Loquillo, el gijonés presenta hoy disco en solitario. DL
Guitarrista histórico de Loquillo, el gijonés presenta hoy disco en solitario. DL

La Pasión según Igor Paskual es un disco y lo es todo, porque Igor Paskual vive practicándola. No entiende la vida de otra forma y, por ejemplo, asocia su concierto, hoy en el Babylon (21.00 horas. Entrada gratuita), a un León que recuerda de visitas de pequeño porque su padre fue ferroviario: «Salías de la estación, dabas con Guzmán, y veías Ordoño II, la calle principal», dice. Luego lo recuerda de mayor: frecuentes conciertos hasta con sus legendarios Babylon Chat. Y vuelve atrás: «Me gusta visitar todas las maravillas de la ciudad, la Catedral, que le van por fin quitando andamios. San Isidoro, donde mis padres, Pedro y Belén, se juraron amor eterno. Hay muchas cosas que me unen a León», afirma.


Entre el Igor Paskual que es el guitarra histórico de Loquillo, y el que prosigue su carrera en solitario siempre con brillantes canciones, la única diferencia es la distancia. Los grandes escenarios que pisa con el barcelonés se convierten en más pequeños. Pero en este caso, la calidad prima sobre la cantidad.

 

De aquel Tierra firme, con hit del mismo nombre que remitía a grupos históricos, ahora presenta una colección de canciones en las que no buscó el camino fácil. «Quería un sonido único y diferente dentro del rock», afirma. Y con esa base, rodarlo por escenarios en formato eléctrico o acústico, sin perder un ápice de potencia, como será esta ocasión única en el Babylon.

 

«Apuesto por la artesanía de la canción. Me gusta que una canción se sostenga tocada desde la máxima sencillez», dice, aunque no cuenta nada por modestia acerca de su maestría como guitarrista, cuestión que le hará más fácil superar ese reto de la desnudez en las canciones.

 

Tal vez, aunque con Igor Paskual estemos ante uno de esos profesionales que aman la gran música, esta opción con nombre propio le sirva para ventilarse de tanta presión como ha de ser una gira con una estrella de la talla de Loquillo. Él lo valora reflexivamente: «Cuando soy el guitarrista de Loquillo, me siento el capitán de la Selección», asegura este sportinguista por encima de todo. Pero añade: «Soy consciente de que vivo el gran boato de la vida de músico que puede vivir de la música. En unos momentos en los que es muy difícil conseguir esa estabilidad», confiesa.

 

En cambio, con este aventura que se podrá ver en León y que cuenta con el factor sorpresa de una pequeña conversación en la que el público puede hasta tener su parte, el también escritor, muy experto en fútbol, por cierto, afirma que «me lo estoy pasando de maravilla. Ganas en capacidad de improvisación. Yo pensaba: ¿Dónde predicaba Jesucristo? Y Jesús predicaba en sitios pequeños. Gano en saber cómo está el público, qué piensa de las canciones, qué le pasa en su vida...», reflexiona. Después llegarán las grandes giras, cuando vuelvan los conciertos con El Loco. Y en donde coinciden en que «no hacemos distinciones entre sitios grandes o pequeños. Vamos a por todas», asegura.

Igor Paskual predica su rock en el Babylon