miércoles. 08.02.2023

Si Jesucristo fuera de Villablino

Roberto González-Quevedo publica ‘Cuando los dioses se pierden na nublina’, una ficción que plantea el nacimiento de Jesús en un lugar, Belén, en la zona occidental de los astures
Roberto González Quevedo, autor del libro ‘Cuando los dioses se pierden na nublina’.

Supongamos que el cristianismo no llegó desde el Mediterráneo por el Imperio Romano, sino que Jesús nació en un lugar, Belén, que se encontraría en la zona occidental de los astures. Hay un mundo que se perdería, el de los mitos y creencias de los antiguos astures, y un nuevo mundo simbólico, que es el cristianismo. Conviven paralelamente dos fantasías colectivas y todo comienza en una Nochebuena, en una Navidad.

Bajo estas premisas nace Cuando los dioses se pierden na nublina (Cuando los dioses se pierden en la niebla), el nuevo libro de Roberto González-Quevedo, que abunda en esta ficción como de igual forma prosigue con la idea de que el leonés desarrolle al menos alguna constante vital.

«Este no es un libro de historia: es una fantasía literaria. Recojo algunos elementos históricos y con ellos intento construir un texto valioso estéticamente. Así, la acción transcurre en Pesicia, supuesto territorio de los astures occidentales, los pésicos. Pero Pesicia es sólo una idea literaria, el mundo fantástico de la lengua y cultura occidental de León y Asturias», explica el autor.

El origen de esta historia es largo: «Hace muchos años que empecé esta obra, pero es ahora cuando me he decidido a concluirla y publicarla. Al terminar mi carrera universitaria de Filosofía y Antropología en Madrid comencé a elaborar un análisis de los procesos de sustitución de una religión por otra. Y completaba ese estudio con una evocación literaria y fantástica de aquel proceso en nuestros valles occidentales», afirma González-Quevedo, lo que en parte justifica la estructura del libro, que cuenta con una introducción muy extensa. «Es extensa porque era necesario explicar al lector el objetivo del texto literario. Está escrita en castellano, porque así comencé a escribirla hace muchos años y en ella expongo conceptualmente, de forma filosófica y antropológica, cómo unas fantasías colectivas suceden a otras. Y también explico el significado de la reconstrucción de nuestra cultura», narra el también autor de obras de antropología.

Sobre el futuro de la lengua leonesa occidental, el experto cree que «se trata de una lengua minoritaria y está en una situación muy precaria, a punto de desaparecer si no se protege. Cuando en 1980 publicamos Eva González, mi madre, y yo nuestro primer libro, la Diputación no se dignó ni a adquirir un solo ejemplar para alguna biblioteca. Ahora las cosas han cambiado, hay mucha sensibilidad social hacia este tema. De hecho, va a realizarse un reconocimiento y homenaje a esa efeméride con una serie de conferencias en León con apoyo institucional a lo largo del mes de marzo próximo», revela, como avance de nuevos proyectos.

Si Jesucristo fuera de Villablino
Comentarios