sábado. 04.02.2023
                      José Manuel Abian. DL
José Manuel Abian. DL

Lo bueno de los ángeles de la guarda es que son invisibles. Lo malo es darse cuenta de que ya no están. Porque, mientras, hacen que todo funcione y uno se crea que las cosas se hacen bien por mérito de tal o cual, pero, en realidad, hay esa fuerza o dedicación o, simplemente, profesionalidad en un segundo plano que es imprescindible para que todo vaya bien. Por ejemplo en el Espacio de Vías de León. Ahí trabajaba José Manuel Abian Valbuena, fallecido ayer a los 58 años, que con su desaparición ya provoca la alerta de que las cosas serán diferentes o tal vez más difíciles sin su presencia. A José Vías, conocido así para muchos de los que allí celebran sus eventos, el corazón le jugó una mala pasada, el mismo que los que trabajaron con él consideraban toda una garantía.

Como encargado de sala destacaba en una cosa: estaba listo para todo, desde lo más cercano a lo más complejo. Así lo recuerda, por ejemplo, el también promotor de conciertos Álvaro Ferrero, que tanto en el Purple Weekend, otros conciertos y demás trabajos para los que le reclamaba lo define con sencillez: «Trabajando con él estaba tranquilo. Tenía disponibilidad a tope. No he oído hablar mal de él a nadie. Cualquier contratiempo que surgiese ahí estaba dispuesto. Le echaremos mucho en falta», asegura Ferrero.

José Vías, un ángel de la guarda bajo el escenario
Comentarios