miércoles 12/8/20
| Reportaje | Fruto de la casualidad |

Joyas rescatadas de derribos

Cajas llenas de fotografías del leonés Winocio fueron salvadas de un sótano. La Filmoteca también tiene fragmentos de una de las primeras películas leonesas, titulada «Aicha la hebrea»
Joyas rescatadas de derribos
La Filmoteca ha conseguido averiguar que Castilla y León ha sido escenario de 478 largometrajes, algunos de ellos perdidos para siempre, mientras otros llegan al centro en latas y con la esperanza de volver a pasar por la gran pantalla. El productor leonés Fernando Arce depositó en la Filmoteca fragmentos del una de las primeras filmaciones de las que se tiene noticia en León; se trata de la cinta conocida como Aicha la hebrea. También el legado de Winocio se rescató de un derribo, gracias a que el propietario del inmueble lo cedió en depósito a la Filmoteca. No son casos excepcionales, detrás de muchas instantáneas y películas hay historias curiosas, herencias, cambios de propiedad... «otras llevábamos tiempo buscándolas», afirma Juan Antonio Pérez Millán, director de la Filmoteca, quien relata cómo un día llegó al centro un hombre con una lata que había encontrado en un contenedor y cuyo contenido desconocía. Era El león envejecido, de Starevich, una película de animación del año 30 de la que se trajo una copia a España, que años después apareció en Salamanca y, además, en un estado de conservación «muy razonable». También esconde una historia entrañable la aparición de la primera película en 16 milímetros del director salmantino Basilio Martín Patino junto a Luciano Egido y Manuel Bermejo bajo el título Imágenes de un retablo. Había permanecido durante años dentro de una lata en el departamento de Historia del Arte de la Universidad.

Joyas rescatadas de derribos