sábado. 02.07.2022
Patrimonio

La Junta aún arrastra ocho BIC leoneses con medio siglo de espera

En 1975, Sahagún. Molinaseca y Bembibre solicitaron ser declaradas Bien de Interés Cultural. La Junta no ha tenido tiempo de ejecutar su expediente y lo justifica en la falta de documentación. Se compromete a aprobarlo antes de enero
Vía aérea de Corona de Quintanilla. DL

La Junta no especifica cuántos se amontonan en el cajón y eso a pesar de que el consejero de Cultura, Javier Ortega, se comprometió a resolver los expedientes durante este mandato. Fuentes de la Consejería se limitan a asegurar que los títulos de Bien de Interés Cultural —el reconocimiento imprescindible para que los monumentos opten a ingresar en la lista Patrimonio de la Humanidad de la Unesco— más antiguos pendientes de resolver son anteriores a la Ley del Estado de 1985, y no se sonrojan al añadir que e incluso alguno proveniente de la etapa preconstitucional.

Es el caso de Sahagún, Molinaseca y Bembibre, que solicitaron la declaración de conjunto histórico en 1975 y que esperan el sueño de los justos. Lo mismo ocurre con el castro histórico de Ponferrada, para el que ningún responsable político ha encontrado tiempo y sigue en el imapsse de la nada desde 1976. León ha pasado desde entonces por dos regímenes diferentes, diez cambios de gobierno y dos reyes, pero ningún cosejero de la Junta de Castilla y León ha pensado que merecen protección.

Detalle de los sepulcros de los reyes en Sahagún. RAMIRO

El poblado romano de la Corona de Quintanilla de Somoza aguarda desde 1980, lo mismo que la ermita de San Miguel, en Siero de la Reina y el Castro de Corporales en Truchas. Por su parte, el hotel Oliden, situado en la plaza de Santo Domingo solicitó el título en 1990. ‘Sólo’ han pasado 32 años...

La Consejería de Cultura alega que la mayor parte de los expedientes pendientes de resolver carecen de documentación suficiente según los requerimientos técnicos —estudios históricos, fotográficos, planimetrías, etc—, legales y de participación pública que en la actualidad se exigen.

Aseguran que, no obstante, desde el momento de la incoación se les aplica el mismo régimen de protección que a los ya declarados.

Estampa nocturna de Molinaseca. LUISMA DE LA MATA

A continuación, asegura que «previsiblemente» los expedientes de Molinaseca, Sahagún y el poblado de Quintanilla de Somoza serán resueltos este mismo año mientras que al resto les espera una nueva travesía por el desierto y no será hasta 2023 cuando se ejecuten. Llama la atención que ese mismo año —en el caso de que las elecciones no se adelanten— el consejero Ortega abandonará su puesto.

Imagen de un pendón en Bembibre. LUISMA DE LA  MATA

El catálogo de Bienes de Interés Cultural de la Junta incluye 239 en León. Los últimos incorporados fueron la Lucha Leonesa, en 2017; el santuario de La Virgen del Camino, en 2018 —cuyo expediente se resolvió en menos de dos años—; los Pendones concejiles y la Cuenca minera de Fabero, ambos en 2019.

Imagen de castro de Truchas. DL

Además, hay tesoros de San Isidoro o la Catedral que no disponen de esta protección. Es el caso del cáliz de doña Urraca, el Antifonario, la Biblia visigótica mozárabe, el retablo de la Catedral de Astorga, de Gaspar Becerra, o la Nodicia de Kesos, la primera muestra de la lengua leonesa.

Ermita de San Miguel en Siero de la Reina. DAVID PÉREZ

Imagen de la cúpula del actual hotel Alfonso V. MARCIANO PÉREZ

La Junta aún arrastra ocho BIC leoneses con medio siglo de espera
Comentarios