martes 13/4/21
ÁNGELES BASANTA

«La mayor emoción se produce al conectar con el lector»

La poeta berciana, autora de, entre otras obras, ‘Arde la zarza’, continúa escribiendo aunque por el momento no le gusta revelar secretos literarios

Originaria de Bembibre, donde pasó sus primeros cuatro años, Ángeles Basanta, aunque hace tiempo que no vive en la capital del Bierzo Alto, se siente muy ligada a su lugar de nacimiento, en el que su padre ejerció como alcalde, el cual tiene una calle que lleva su nombre, al igual que su tío Ediberto, un importante científico, a quien también le dedicaran una calle en esta población del Boeza. En su caso, la infancia es quizá su verdadera patria o matria, que reconoce en su obra poética. Recuerda con especial cariño y de un modo entrañable Bembibre porque allí sigue teniendo buenos amigos y familia.

Es precisamente a su padre a quien le dedica uno de sus poemarios, Arde la zarza (2009), acaso su libro más depurado, más redondo, «una alegoría que vuelve a las raíces», a sus propias raíces, si bien Ángeles se siente satisfecha con todas sus obras literarias «hasta cierto punto, porque siempre piensas que puedes mejorar, pulir de aquí, allá, quitar o añadir… Arde la zarza es el último y es especial porque coincidió con la enfermedad y el fallecimiento de mi padre», añade.

Galardonada con el Primer Premio Nacional de Poesía Ciudad de Leganés en 1993, y finalista del Premio Adonais en 2000, Ángeles Basanta ha publicado hasta la fecha, y de forma individual, tres libros de poemas, y ha colaborado en libros colectivos y diversas revistas. También ha hecho trabajos de investigación para libros como Tip, poeta del ingenio o sobre el cineasta Raoul Walsh.

Su primer libro, Poemas de la inexperiencia, editado en Libertarias en 1994, fue elegido mejor libro de poesía de ese año por la Asociación de libreros de España. «En el jurado se encontraban Juan Carlos Mestre, Isla Correyero o Julio Martínez Mesanza», precisa. Su segundo libro, Tan sólo un gesto, que resultó finalista del prestigioso Premio Adonais, fue prologado por el maestro Antonio Colinas —«un gran poeta»— y distribuido a través de El Corte Inglés. El diseño de su portada corresponde al artista leonés Adolfo Álvarez Barthe.

Reducto de libertad

Como poeta que se siente comprometida con la sociedad de su tiempo, está convencida de que cualquier aspecto, tema u objeto puede convertirse en poesía, que ella entiende como «reducto de libertad», porque la clave tal vez resida en la mirada, en la forma, en cómo se abordan los asuntos, en cómo se perciben y se plasman, con cuánta sensibilidad y emoción se transmiten y llegan, en definitiva, a los posibles lectores y lectoras.

En este sentido, más allá de los premios que ha recibido por su obra, que le causan una emoción relativa, «la mayor emoción se produce cuando conectas con una persona que sabe captar lo que quieres transmitir. Sobre todo si se trata de una persona con la cabeza bien amueblada». Sus espacios poéticos son todos, reales o imaginarios. «Puedes situarte en diferentes tiempos, si lo deseas, en el tiempo presente, pasado, o anticiparte».

El papel del periodismo

Además de poeta, Ángeles Basanta es licenciada en Periodismo, ha realizado cursos de doctorado en Filología Hispánica y ha impartido clases de Lengua y Literatura, entre otros centros, en la Escuela Superior de Artes y Espectáculos de Madrid (TAI). Una experiencia que «fue muy buena, intensa y enriquecedora» porque a menudo los poetas y narradores suelen ser profesores de materias afines, y con frecuencia hay una relación entre la docencia de Lengua y Literatura con la creación poética y narrativa. «Depende del profesor, los alumnos que tengas, la persona, y cómo canalice esa experiencia docente. Todo influye, por supuesto. Todos aprendemos de todos», comenta Ángeles.

Su obra literaria se puede encontrar, entre otras instituciones, en la Fundación Camilo José Cela, la Universidad americana de Bucknell, los Institutos Cervantes de Chicago y Nueva York y aun en el Instituto Camões de Portugal. Asimismo, Ángeles Basanta, que ha colaborado y trabajado en diversos medios como El Mundo, ABC, la revista Selecciones, Diario de León o La Crónica, cree que el periodismo y el ejercicio periodístico ayudan a ser más concisa, breve, concreta. «Se usan las frases cortas, directas, y hay que condensar el sentido, los conceptos. En este sentido creo que el periodismo puede ayudar a la literatura, especialmente a la narrativa, no tanto a la poesía, que es diferente», aclara.

La autora berciana, que ahora reside en la ciudad de León, continúa escribiendo y dice que tiene alguna cosa en el disco duro, sin embargo no le gusta revelar los secretos literarios, «no es bueno, al menos hasta que no esté a la vista una posible publicación», concluye la autora bembibresa.

«La mayor emoción se produce al conectar con el lector»
Comentarios