sábado 24.08.2019

La momia que acabó en La Virgen

El Museo-Liceo egipcio quiere exponer el sarcófago que unos anticuarios compraron en Suiza y tenía ‘sorpresa’.
La momia que acabó en La Virgen

Abrió con la réplica del sarcófago de Tutankamón y ahora quiere exhibir una momia auténtica. El Museo-Liceo Egipcio de La Virgen del Camino, inaugurado hace apenas un mes, negocia con unos anticuarios de Barcelona exponer el extraño sarcófago que adquirieron en Suiza este año a unos coleccionistas con una ‘sorpresa’: había una momia dentro. Lo curioso es que los antiguos propietarios, que guardaban el féretro egipcio desde hacía medio siglo, ignoraban su contenido. «Nos encontramos en negociaciones para traer a León, por primera vez en la historia, la primera momia humana y hacer una exposición dedicada a ella, previsiblemente, en abril o junio del próximo año», anuncian los directores del museo, la arquitecta Beatriz Cañas y el egiptólogo Raúl López.

Los anticuarios catalanes, decididos a averiguar la identidad de la momia —de la que no se sabe si es hombre o mujer—, la llevaron a un hospital de la ciudad condal para hacerle una resonancia magnética. Las primeras investigaciones han desvelado que, bajo las vendas milenarias, hay un ‘lío’ de huesos, sin conexión anatómica, así como vísceras. El sarcófago ha sido datado entre el siglo III y el VII antes de Cristo. La llegada de la momia a La Virgen aumentará, sin duda, el atractivo de un museo que en poco más de un mes ha superado el millar de visitantes.

Pero el Liceo Egipcio tiene más proyectos. Prepara otra exposición dedicada a la iconografía de la Huida a Egipto de la Virgen, en la que se mostrarán tablas de excepcional calidad de maestros flamencos de los siglos XV al XVII.

A finales de diciembre, el famoso egiptólogo José Miguel Parra presentará en el museo de La Virgen sus últimas publicaciones. Doctor en Historia Antigua por la Universidad Complutense, miembro del proyecto Djehuty —que excava las tumbas de dos nobles de la XVIII dinastía (Djehuty y Hery) en el cementerio de Dra Abu el-Naga, en la orilla occidental de Luxor—y colaborador de National Geographic, Parra explica en sus libros que hay millones de momias —tantas que en la Edad Media se exportaron a Europa por centenares de miles para emplearlas en medicina y en el siglo XIX se las usó como combustible en los ferrocarriles—. El Museo-Liceo leonés ya ha sido incluido por varias publicaciones como paso obligado para conocer el mundo del Antiguo Egipto en España, junto a dos grandes museos como la Fundación Clos en Barcelona y el Arqueológico Nacional de Madrid.

La momia que acabó en La Virgen
Comentarios