miércoles 22/9/21

«La saga del Reino de León no tiene nada que envidiar a ‘Juego de tronos’»

Un libro de Diego Asensio acerca al gran público el nacimiento del parlamentarismo.
Asensio cree que el lema puede colocar a León ‘en el lugar histórico que le corresponde’.

Una espada, por la nobleza. Un báculo, por la Iglesia. Un cetro, por el Rey. Y un cayado, por el pueblo llano. Todos ellos, juntos y apuntando hacia el mismo lado, ilustran la portada de El Reino de los Cuatro Poderes. Libertad y Parlamento en León, libro de Diego Asensio que acaba de ver la luz con el cometido de acercar al gran público el contexto, el alcance histórico y la trastienda de ese lema que tanto aparece últimamente en los medios: que León es ‘la cuna del parlamentarismo’.

Licenciado en Derecho y en Publicidad y Relaciones Públicas, la obra de este jovencísimo escritor (León, 1989) surge, inicialmente, de su tesina de fin de carrera, por la que recibió una matrícula de honor y de la que hasta el rector de su universidad (San Pablo CEU), Juan Carlos Domínguez Nafría, le animó a sacar un libro («¡y eso que es soriano»!, apostilló este inquieto autor. Tras un año de trabajo, reescritura, intensa documentación y mejora del texto, el resultado es una obra, publicada por Eolas Ediciones, que se presenta mañana jueves a las 20.00 horas en el Salón del Pendón de la Real Colegiata de San Isidoro.

Asensio era consciente de la existencia de sesudos tratados sobre el Viejo Reino y sus instituciones, pero también de la inexistencia total de volumen alguno sobre el hecho de que el sistema parlamentario tuviera su inicio y germen en León, lo cual, unido a la reciente declaración de la Unesco acogiendo como ‘patrimonio mundial’ los decretos de aquella primavera de 1188, hacían idónea la publicación del texto en estos momentos. Su objetivo es que el libro «pueda leerlo cualquier persona», que el lector medio llegue a conocer qué implicó el hecho de que el joven rey de León Alfonso IX abriera las puertas de su curia a los representantes de las villas y ciudades.

Una obra «accesible y asequible», escrita con la pretensión de provocar en la persona que la lea la curiosidad por saber más sobre el Reino de León, «por su historia de casi 500 años si contamos la dinastía astur, sus intrigas, batallas y conquistas; y ahora que está tan de moda series y libros de tema medieval/fantástico como Juego de tronos, no está de más decir que las historias del viejo reino no tienen nada que envidiar a las imaginadas por George R.R. Martin», advirtió Diego Asensio.

Un devenir histórico tan sugestivo que resulta difícil sustraerse a la recreación, a salpicar de gotas de imaginación cualquier escrito que lo glose, aunque Asensio ha intentado en todo momento ceñirse a los hechos. «Si un Emperador dominó desde León más territorios que ningún otro en la España medieval, y una emperatriz, Urraca, se pegó contra todos los demás reyes para hacerse valer, esos son hechos», mantiene, enérgico, recordando además que la obra incluye «curiosidades históricas poco conocidas», como por ejemplo que Urraca I donó a la catedral de Compostela «el cráneo de Santiago el Menor» (por lo que Santiago es, en realidad, «los Santiagos», anota).

Consciente de que el asunto divide a muchos expertos entre «detractores y defensores», Asensio ha intentado ser ecuánime y, amparado por una amplia bibliografía, mostrar aquel logro leonés «en un contexto lo suficientemente amplio». Y reta: «El título, de todos modos, compromete: los políticos leoneses deberían ser modélicos para estar a su altura».

«La saga del Reino de León no tiene nada que envidiar a ‘Juego de tronos’»
Comentarios