miércoles 12/8/20
Los espectadores exigen responsabilidades por la suspensión del evento con tan poca antelación

Una «laringitis» evita el concierto de los Rolling Stones en Valladolid

La presunta afección del vocalista Mick Jagger deja «perplejos e indignados» a los 38.000 asistentes
Los Rolling Stones cancelaron ayer su concierto en Valladolid a siete horas de su inicio. Al filo de las 14.00 horas un rumor se colaba por entre los asistentes: la suspensión del show ; Los medios de comunicación que acudieron al estadio José Zorrilla confirmaron la noticia. Un escueto comunicado achacaba el problema a una laringitis de Mick Jagger. «Los Rolling Stones se han visto forzados a cancelar su concierto de esta noche en Valladolid. Siguiendo los consejos de su médico, al cantante Mick Jagger se le recomienda descansar su voz después desarrollar una laringitis durante el fin de semana», afirmaban los promotores. Las escasas líneas, publicadas también en la web oficial del grupo, incluían unas declaraciones del líder de la banda, Mick Jagger: «Siento cancelar este show. Siempre me ha encantado tocar en España, pero desgraciadamente no tengo otra elección y pido disculpas a quién haya comprado entradas para el show de esta noche». ¿Será una broma? Quienes aún no habían llegado al estadio y acudían desde otros lugares de la geografía española recibían la noticia a través de los medios de información y de los paneles de información instalados en las carreteras de acceso a la ciudad. El mensaje era contundente: «Concierto de los Stones, cancelado». Todo el mundo coincidía en Valladolid sobre la deficiente organización y el «mal comportamiento» del grupo liderado por Jagger. «Una banda con la historia que tienen los Stones, la fama y todo lo que significan para millones de personas en el mundo no se puede permitir la cancelación de un concierto a falta de seis horas. Han jugado con los fans», lamentó Óscar, que llegó desde Madrid y ha visto cómo le cancelaban los espectáculos previstos en la capital de España y en Valladolid. Las pantallas de las carreteras rezaban: «Cancelado concierto de los Stones» , y advertían a los asistentes que dieran media vuelta. Primero fue la decepción y la trsiteza... después, el paso del tiempo dio rienda suelta al enfado y a las protestas.

Una «laringitis» evita el concierto de los Rolling Stones en Valladolid