jueves 13/8/20
Arqueología

Una legión bajo Santa Marina

El Ayuntamiento adjudica a Decolesa, por 70.393 euros, el cerramiento del solar arqueológico que se halla en la trasera de la Casona de Puerta Castillo y preserva vestigios de la Legio VI
Detalle del cerramiento actual del solar arqueológico de Santa Marina. RAMIRO
Detalle del cerramiento actual del solar arqueológico de Santa Marina. RAMIRO

En León las restauraciones tienen la virtud de ser interminables. La Casona de Puerta Castillo abrió sus puertas hace seis años, pero dejó ‘empantanado’ el solar arqueológico que hay en la trasera de este inmueble que hoy alberga el Centro de Interpretación del León Romano. La finca alberga los escasos restos de la Legio VI Victrix que se han encontrado. Los vestigios romanos, tapados durante años, se restauraron tras la reapertura de la Casona, pero aún quedaba pendiente el cerramiento del solar.

Los trabajos tendrían que haber concluido hace dos años, pero la empresa adjudicataria no llegó a realizarlos nunca. Una semana antes de decretarse el estado de alarma, como consecuencia del coronavirus, el Ayuntamiento sacaba a concurso nuevamente las obras. Ayer, finalmente, el equipo de Gobierno municipal adjudicó las obras a la empresa Decolesa, por un importe de 70.393 euros, con un plazo de garantía de 36 meses y un plazo de ejecución de 70 días naturales.

Romanos y religiosos

El solar preserva restos de barracones de la Legio VI y la planta de la primitiva iglesia de Santa Marina

Durante la rehabilitación de la Casona de Puerta Castillo, el solar de la Legio VI, con los vestigios de los primeros fundadores, se convirtió en una ‘escombrera’. En el subsuelo están las pruebas que permitieron corregir un error histórico: fue la Legio VI Victrix, y no la VII Gemina, la primera unidad militar romana que se asentó en lo que hoy es León. Una tesis apuntada en los años sesenta por el historiador Antonio García Bellido, que no se probaría hasta décadas más tarde.

En la excavación arqueológica llevada a cabo a finales de los noventa en el esta parcela de 800 metros cuadrados, situada en la trasera de la casona en la que vivió el escultor Víctor de los Ríos, salieron a la luz cuatro barracones de soldados (contubernia) atribuidos a la Legio VI, otros siete de la Legio VII, dos tramos de calzada romana y la planta de la primitiva iglesia de San Marina (del año 1032).

Con este descubrimiento se adelantaba en casi un siglo la fundación de León. En el solar apareció además una de las piezas más singulares descubiertas hasta la fecha en la ciudad: parte del pectoral de un legionario romano (hoy en el Museo de León).

Una legión bajo Santa Marina