miércoles 21.08.2019

León, capital de la tribu de los Watusi

El tributo al autor de culto Francisco Casavella activará hoy el paseo de la Condesa Anagrama apoya esta cita emergente.
Pilar Cañas, líder del grupo leonés Pure. RAQUEL P. VIECO
Pilar Cañas, líder del grupo leonés Pure. RAQUEL P. VIECO

e. gancedo | león

La sensación actual de los organizadores de El día del Watusi quizá se parezca algo a la del propio Francisco Casavella cuando empezó a ganar premios. Se decía «simple escritor aficionado» y hacía las cosas por puro instinto incontenible, un alma dedicada al cultivo casi estajanovista del oficio literario y un cuerpo que se dejaba atracar en todas las cantinas del puerto. A su vez, los leoneses que empezaron a reunirse en torno a la monumental El día del Watusi, un novelón de mil páginas, lo hacían al principio devota y secretamente, al estilo de una logia prohibida, movidos por el amor a esas letras escritas en estado de gracia y también porque les daba la real gana. Ambos, a su manera, acabaron sorprendidos del éxito de sus pasiones.

Después de varios de esos encuentros íntimos y anónimos, en 2015 decidieron sacarlo a la calle y el ritual en torno al autor prematuramente fallecido en 2008, con 45 años, se convirtió en fiesta vivida con alborozo y notable apoyo de autores, lectores y bares, una tríada imbatible cuando pelea junta. Periodistas y medios nacionales se hicieron eco de aquella suerte de Bloomsday —emblemática reunión anual dublinesa de las huestes fieles a Joyce— leonés y diferente, a un tiempo vanguardista y popular; un espíritu, como el de Casavella —inmensa erudición cultural e historias a pie de acera, intenso aroma humano—, que se conservará, hoy, en una edición aún más ambiciosa y que cambia de escenario: será en el mirador 8 del paseo de la Condesa, fachada fluvial de la ciudad ciertamente poco aprovechada. «La nuestra es una fiesta popular que recrea libremente la novela El día del Watusi y que presenta una programación repleta de actividades lúdicas, gastronómicas y musicales pensadas para todos los públicos», explica el escritor y empresario leonés Yago Ferreiro, alma máter del proyecto. «De hecho, durante las celebraciones del año pasado —continúa—, pocos asistentes eran conscientes de que asistían al homenaje de un libro español. Sin embargo, la ciudadanía y el comercio local mostró un gran interés por un evento, en el que participaron más de doce establecimientos leoneses y al que asistieron 500 personas».

En esta ocasión, un baile vermut, actividades para niños, conciertos, un sorteo de diez ejemplares de la obra gracias a la colaboración de la editorial Anagrama —que ha apoyado calurosamente la iniciativa—, cine al aire libre (con pase de Antártida, de Manuel Huerga, y guion de Casavella), piñata gigante y conga final nutren el programa. La música correrá a cargo de Hardcute Ukelele (dúo de versiones a base de ukelele y batería), Papaya (divertidas canciones con arreglos orquestales de guateque), Segunda Persona (los mejores temas acústicos de Jose Guerrero, siempre desnudos, de rara intensidad) y Flamaradas (pop festivo y tabernario con toques de rumba catalana) mientras el acento leonés lo pondrán los talentosos Blue Lines y Pure, dueños de un inmenso directo. La jornada está organizada por la tienda gourmet Amor Verdadero y el bar Belmondo con la colaboración del Ayuntamiento y del Centro León Gótico.

«La estructura de la novela El día del Watusi se vertebra en tres partes: la primera es Los juegos feroces, que tomamos como base para la edición del año pasado, convocando a una fiesta de barrio —detalla Ferreiro—; y esta vez nos centramos en la segunda, Viento y joyas, en un espacio más diáfano donde lo natural pueda suponer un estímulo que mitigue las altas temperaturas del verano». Y es que esta gente no se detiene porque sigue la vieja y sabia consigna casavellense: «Lo único importante, qué fácil es decirlo, consiste en no resignarse».

León, capital de la tribu de los Watusi