jueves 27.02.2020

«León es hermoso. Hace mucho frío»

Hace un siglo, Lorca visitó León. Lo hizo en el transcurso de un apretado viaje estudiantil que le llevó por diversas ciudades del Norte y en el que tomó apuntes y recibió no pocas impresiones creativas. Ahora, el guitarrista Samuel Diz se inspira en ese periplo para componer un disco que presentará el próximo día 24 en Astorga y el 25 en León.
«León es hermoso.        Hace mucho frío»

e. gancedo | león

El telegrama es rápido y aperruñado como buen telegrama, pero también revelador. Después de visitar diversas ciudades gallegas, Federico García Lorca recala en León y desde allí escribe a sus padres. Les dice que está bien y que también lo está su profesor Martín Domínguez Berrueta, salmantino de una saga muy vinculada a la ciudad. Corre el mes de octubre de 1916 y, a sus 18 inquietos años, ese viaje por el Norte le está dispensando al joven Lorca un alegre filón de incentivos culturales y motivos creativos. Pero los bolsillos del granadino se vacían. «Papá, mándame por giro postal telegráfico cien pesetas. No hay dinero», le ruega. De la ciudad apunta: «León es hermoso. Hace frío».

Ahora, inspirado en gran parte por un periplo que, además de a Santiago, Coruña, Lugo, Pontevedra y Ourense, llevó a Lorca y a otros cuatro estudiantes de la Universidad de Granada a visitar Ávila, Salamanca, Zamora, Burgos y Segovia, el guitarrista Samuel Diz está ofreciendo en estas y otras ciudades un espectáculo que engloba dentro de un proyecto casi más vital que musical, Impresiones y paisajes, como el primer libro de Lorca. Un disco de guitarra intensa, literaria e inspirada que dará a conocer, entre otros lugares, el próximo 24 de noviembre en el Museo Romano de Astorga y, un día después, en el Teatro El Albéitar de la capital leonesa.

La gira cuenta, al menos en algunas de sus citas, aunque no en las leonesas, con la participación del hispanista Alan Gibson, quien dio a conocer algunos de los germinales textos que el autor bosquejó durante aquella excursión de más de veinte días. «Al joven García Lorca le llamó la atención, cómo no, el intenso verdor del paisaje, la neblina y la melancolía. Antes sólo ha visto el Mediterráneo —explicaba Gibson, según recuerdan los promotores del espectáculo—. «La visita hizo una importante impronta sobre su sensibilidad».

Pero Lorca volvería otras veces a León. En agosto de 1933 llegó al Teatro Principal con su celebérrima compañía de teatro popular, La Barraca (fue cuando perdió el papel con la introducción inicial que solía hacer y se desquitó «recitando maravillosamente a Machado», como recordaba su amigo y compañero en el grupo, el leonés Luis Sáenz de la Calzada), estancia en la que los apuntes leoneses y las huellas en la prensa son mucho más numerosas —y hay referencias, aunque sólo orales, de una anterior en 1907—. Por ejemplo, los especialistas han hallado que, durante la visita de 1933, Lorca se preocupó por recoger y después musicalizar varias nanas —ese género que tanto apreciaba— en leonés, como la que reza: «El que está en la puerta/ que no entre agora,/ que está el padre en casa/ del neñu que adora».

Nacido en Tuy en 1986, Samuel Diz se graduó en 2009 en el Conservatorio Superior de Música Manuel Castillo de Sevilla. Amplió su formación artística con los guitarristas Alen Garagic y Daekun Jang, junto con el magisterio de José Luis Rodrigo en los cursos de Música en Compostela, donde recibe el Premio Andrés Segovia-J.M. Ruiz Morales. Actúa en diferentes países de los continentes europeo, americano y africano, destacando sus presentaciones en la Universidad de Yale y en el University College Cork de Irlanda, en el Harare International Festival of the Arts de Zimbabwe, así como en el Palau de la Música Catalana, donde recibe el Premio de la Crítica El Primer Palau por el «estudio y coherencia del programa, demostrando un sonido muy diáfano con la guitarra».

«León es hermoso. Hace mucho frío»