viernes. 07.10.2022

León no olvida Mauthausen

Solo sobrevivieron nueve de los 45 leoneses apresados por los nazis Familiares de los prisioneros republicanos crean ‘Triángulo Azul’ para defender su memoria
El 5 de mayo de 1945 los republicanos españoles de Mauthausen recibían con una pancarta al ejército americano. USAF

«Ya no sois un número, ahora sois personas libres». Con estas palabras, el ejército americano liberaba, hace exactamente 75 años, el campo de concentración de Mauthausen.

Cuando el 5 de mayo de 1945 la 11ª División Acorazada de los Estados Unidos entraba en el mayor campo de exterminio, solo quedaban con vida nueve de los 45 leoneses que fueron capturados por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

La mayoría de los leoneses murieron gaseados, por hambre o enfermedades en este campo y en su ‘sucursal’ Gusen, situado a cuatro kilómetros de Mauthausen y denominado el ‘Campo del olvido’.

Otros sufrieron secuelas de por vida o murieron al poco tiempo de ser excarcelados. Solo Rufino Baños, Enrique Rodríguez Aja, Rogelio Canedo, Víctor Alonso, Prisciliano García Gaitero, Felipe Morán, Vicente Pabón, Alipio Rodríguez Omaña y José Alonso sobrevivieron al hambre y las torturas y pudieron abrazar a las tropas aliadas. «Los españoles antifascistas saludan a las fuerzas liberadoras», rezaba la pancarta con la que los presos republicanos recibieron a los soldados norteamericanos. En enero, los soviéticos habían entrado en el infierno de Auschwitz.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) no olvida a los más de 9.300 españoles deportados a campos de la muerte.

Combatir el horror

La «corresponsabilidad» del régimen franquista con la Alemania nazi en la deportación de los españoles a campos de concentración sustenta la llamada ‘querella argentina’, que pretende reparar «el olvido imperdonable impuesto durante décadas».

Un centenar de familias de prisioneros españoles en los campos nazis ha creado el grupo de trabajo ‘Triángulo azul’ —en recuerdo del distintivo que portaban los presos españoles— . Este grupo, que se dio a conocer ayer y está integrado dentro de la ARMH, pretende mantener vivo el recuerdo de los deportados y promover su reconocimiento público.

En el campo de Gusen, según explica la ARMH, perdieron la vida cerca de 4.000 españoles. «En las tareas de recuperación de la Memoria del campo de Gusen, el gobierno de España sencillamente nunca ha participado. De ahí que el Triángulo Azul establezca en su hoja de ruta como línea prioritaria la colaboración activa con el Comité Memorial de Gusen».

El manifiesto fundación del Triángulo Azul destaca la necesidad de «combatir con total rotundidad el discurso del odio, contraponiendo el ejemplo vital que nos dieron los deportados españoles a campos nazis antes, durante y después del Holocausto. Su memoria nos obliga a seguir reivindicando que algo así no puede volver a suceder nunca más».

León no olvida Mauthausen
Comentarios