domingo. 04.12.2022
Arte

León recibe al fotógrafo de lo virtuoso

El fotógrafo gijonés Pablo Basagoiti despliega en la galería leonesa Espacio-E su exposición Sinestesia.
Retratos de Bruno Belthoise interpretando música de Debussy. PEBLO BASAGOITI

Como el más noble de los cinco, según la tradición clásica, la vista ocupaba un papel preponderante en las alegorías barrocas de los sentidos. Por ello, puede decirse que Sinestesia está sonando en los ojos de Pablo Basagoiti desde 2016, cuando decidió abordar a partir de una disciplina que domina —la fotografía—, otra que por entonces le resultaba ajena: la música. Durante tres años, Sinestesia ha permitido a Basagoiti establecer un curioso vínculo con parte de los artistas que han pasado por el Museo Evaristo Valle en Gijón, con motivo de conciertos, grabaciones o clases magistrales: desde jovencísimas promesas locales, a músicos de larga trayectoria y fama internacional, además de los Virtuosos de Moscú y sus descendientes, estrechamente ligados a la escena musical asturiana desde 1990. Todos ellos aceptaron ser fotografiados entre ensayos, bajo una condición del autor: evocar en sus mentes, mientras la cámara les enfocaba, una pieza favorita, de un compositor de su elección. A veces, era la que interpretarían en pocas horas en una actuación; otras, algo completamente diferente.

Las reacciones ante el objetivo han sido diversas: algunos permanecían inmóviles, abstraídos; otros movían la cabeza o el cuerpo, e incluso se salían del encuadre por la violencia de sus movimientos al tocar un instrumento imaginario. Hubo quienes necesitaron escuchar la música en sus dispositivos móviles o hablar de ella, y también los que fueron simplemente incapaces de soportar el escrutinio del fotógrafo y salieron huyendo.

De las sesenta y dos fotografías que hasta el momento conforman la serie Sinestesia, aún no concluida, se han seleccionado quince para Espacio-E, articulándose el diseño del montaje como un concierto de cámara, con trece músicos que interpretan diez piezas musicales. No obstante, será el espectador quien deberá decidir si estas impresiones son ciertas o no, o si, al escuchar en la exposición las músicas que encarna cada artista, el sonido cambia su percepción de la imagen.

León recibe al fotógrafo de lo virtuoso
Comentarios