jueves 23/9/21
Se cumplen 85 años

León recuerda a Lorca en el aniversario de su ejecución

Es su ‘tercer’ viaje. García Lorca, del que se cumplen 85 años de su ejecución el 18 de agosto, retorna a León, ciudad que visitó en dos ocasiones. Ahora el que vendrá será el retrato del poeta pintado por el artista Luis Zotes.
La estatua de Federico García Lorca de la plaza de Santa Ana en Madrid. RODRIGO JIMÉNEZ

El autor de Bodas de sangre estuvo en León al menos en dos ocasiones. En 1916 —en el viaje que daría como fruto el libro ‘maldito’ Impresiones y paisajes— y en agosto de 1933, justo tres años antes de ser asesinado, cuando pasó por la ciudad al frente de su grupo de teatro La Barraca.

Entre el 13 y el 18 de agosto, coincidiendo con el 85 aniversario de la ejecución del poeta granadino, un retrato de Lorca (de 100 x 70 centímetros) se colocará en el vestíbulo del consistorio de San Marcelo. Es obra del veterano Luis Zotes y forma parte de la exposición que el artista leonés exhibirá en septiembre en la Universidad de Alicante. Una muestra itinerante que ya pudo verse en Elche y que, muy probablemente, acabará su periplo en Fuente Vaqueros, localidad natal de Lorca.

La primera vez que Lorca pisó León fue en el transcurso de un viaje junto a su amado maestro Martín Domínguez Berrueta, quien avivó en el joven —más inclinado por entonces a la música y, en concreto, al piano—, el amor por la literatura.

Martín era hermano del gran docente Mariano D. Berrueta, al que la ciudad ha dedicado una calle y una biblioteca. De aquel periplo, en el que acompañan a Lorca algunos compañeros de la Universidad de Granada, saldría el libro Impresiones y paisajes. El autor de Yerma recorre la ciudad los días 30 y 31 de octubre de 1916 teniendo como guía a Clodoaldo Velasco, canónigo de la Catedral, y a Juan, hermano de los citados hermanos Domínguez Berrueta, profesor de instituto en Salamanca.

Una hoguera literaria

Lorca y sus amigos visitan los sitios de interés, como el palacio de los Guzmanes, San Marcos, la Catedral y San Isidoro. En el libro Impresiones y paisajes, que fue un fracaso de ventas, por lo que Lorca hizo una hoguera con todos los ejemplares que pudo reunir, únicamente hay ‘pinceladas’ de su paso por León, Zamora y Salamanca, aunque el poeta de Fuente Vaqueros no pasa por alto el «mal gusto» de las autoridades de la época por llenar de cables los palacios renacentistas reconvertidos en diputaciones, y el afán de los gobernantes por colocar obras de arte modernista entre los monumentos antiguos, según relata. Una época en la que León aún estaba fresca la polémica construcción de la casa Botines frente al palacio de los Guzmanes y la Casa de Correos a pocos pasos de la Catedral.

Exposición
Luis Zotes mostrará el retrato de Lorca durante cinco días en el vestíbulo del Ayuntamiento de León

Por pocos días Lorca no pudo acudir al concierto que el gran Arthur Rubinstein —considerado como uno de los grandes pianistas del siglo XX— ofreció el 2 de diciembre de 1916 en un León que entonces apenas pasaba de los 20.000 habitantes. Por esta visita o por influencia de Manuel Fernández Núñez y Rogelio Villar, lo cierto es que hay varias referencias en las obras de Lorca al folclore leonés.

La portada de Impresiones y paisajes la diseñó el amigo de Lorca y pintor vanguardista Ismael de la Serna e incluye una nota de la editorial —al final del libro—, donde anuncia que estaba en imprenta el poemario Elogios y canciones, además de otras obras en preparación, ninguna de las cuales salió a la luz.

Viaje con La Barraca

De vuelta de su viaje por León y Galicia, Lorca abandonaría definitivamente el estudio de la música y comenzó a escribir poesía. Tres años antes del golpe de Estado de 1936 Lorca retornará a León con su grupo La Barraca para representar Fuenteovejuna, de Lope de Vega, y La tierra de Alvargonzález, de Antonio Machado. Entonces Lorca ya era un escritor prometedor y su visita, a diferencia de la primera, no pasa inadvertida en la prensa local.

Francisco Pérez Herrero, poeta y promotor del entierro de Genarín, dará cuenta en el rotativo La Mañana de la llegada del poeta granadino y su troupe. El periodista sorprende al autor de La casa de Bernarda Alba merendando en el café Granja Victoria. Pérez Herrero, mécanico-dentista de profesión, guía a Lorca por la Catedral, cardenal Landázuri, el barrio de Santa Marina, San Isidoro, la plaza del Mercado y la del Grano, que, al parecer, encandiló al poeta.

León recuerda a Lorca en el aniversario de su ejecución
Comentarios