viernes 22/1/21
| Reportaje | Patrimonio olvidado |

León recupera el legado de Zuloaga Los bancos de la Beneficencia

El Ayuntamiento restaurará la fuente y los bancos diseñados por el célebre ceramista
No hay plazos, pero sí dinero. 48.000 euros del presupuesto municipal. Es la cantidad que invertirá el Ayuntamiento para restaurar la fuente diseñada a principios del siglo XX por Daniel Zuloaga (1852-1921) para la plaza de la Catedral. Los trozos de esta fuente se guardan ahora en cajas en los sótanos del viejo consistorio de San Marcelo. La fuente, con forma de estrella de ocho puntas, había permanecido oculta durante años bajo el pavimento y pudo ser rescatada durante las obras de peatonalización del casco antiguo, en el año 1997. El surtidor, que durante años fue uno de los principales símbolos del modernismo en León, pereció ahogado bajo una gruesa capa de cemento. Originariamente, tenía en el centro una columnata de poco menos de dos metros, rematada por un capitel, que fue demolida para colocar en su lugar una farola. En los azulejos de la fuente se conserva una de las pocas pinturas donde aparece la Catedral con la antigua Puerta Obispo antes de ser derribada. La concejala de Patrimonio, Evelia Fernández, quiere colocar la fuente, una vez rehabilitada, en la residencia de ancianos Virgen del Camino -la antigua Beneficencia-, donde se encuentran unos bancos del célebre ceramista, que fueron traslados a este geriátrico cuando se demolió el antiguo hospicio. San Isidoro, la Catedral y el palacio de los Guzmanes, además de motivos florales, son algunos de los temas que Zuloaga eligió para los azulejos que recubren los centenarios bancos. La Concejalía de Patrimonio también se propone restaurar estos bancos, ubicados en el jardín de entrada de la mencionada residencia de ancianos. El «triángulo» Zuloaga Hubo una época en la que la obra de Zuloaga podía contemplarse en el el triángulo que forman la plaza de la Catedral, la calle Ancha y Sierra Pambley. En este pequeño perímetro se concentraba el legado que el maestro heredero de una larga tradición de armeros vascos y tío del pintor Ignacio Zuloaga dejó a la ciudad de León -aunque no exclusivamente, porque también algunos de sus azulejos adornan el interior de la parroquia de San Francisco de la Vega-. La restauración de la fuente de Zuloaga se inscribe en un ambicioso plan diseñado por Evelia Fernández para recuperar los principales surtidores y caños de una ciudad que, durante el siglo pasado, adornaba sus principales plazas con estos elementos decorativos y, en muchas ocasiones, de utilidad pública. La concejala socialista se propone limpiar y acondicionar las fuentes de la plaza de San Marcelo, la del parque de San Francisco, la del Mercado, la de Plegarias, el Caño Badillo y el caño de Puerta Castillo, donde en épocas no tan lejanas los ciudadanos hacían largas colas para llenar sus botijos con un agua que tenía fama de ser la mejor de la ciudad. Fuentes con una larga historia, que en algunos casos recorrieron un largo periplo por la ciudad hasta su actual ubicación. Para estas fuentes se ha consignado en los presupuestos municipales de este año una partida de 12.000 euros. Durante décadas han permanecido «olvidados» en el jardín de la antigua Beneficencia, hoy residencia de ancianos Virgen del Camino. Llegaron aquí tras la demolición del antiguo hospicio. Ahora, la Concejalía de Patrimonio del Ayuntamiento quiere recuperarlos junto a la hermosa fuente modernista que el artista Daniel Zuloaga diseñó a principios del siglo XX para la plaza de la Catedral y que durante años permaneció oculta bajo el cemento. Rescatada durante las obras de peatonalización del casco antiguo, aguarda en cajas su recuperación.

León recupera el legado de Zuloaga Los bancos de la Beneficencia
Comentarios