viernes. 27.01.2023

León retiene a Richemont con 10.000 euros al año

La fachada de San Isidoro volverá a ser una ‘pantalla de cine’ en primavera.
Imagen de archivo de una de las últimas proyecciones del espectáculo de luz y sonido de Xavier de Richemont sobre la fachada de San Isidoro.

La fachada de San Isidoro volverá a ser una ‘pantalla de cine’. La concejala de Cultura y Patrimonio, Margarita Torres, ha llegado a un acuerdo con el artista Xavier de Richemont para mantener las proyecciones de media hora, en las que el ‘mago de la luz’ hace un recorrido desde los orígenes romanos de la ciudad hasta el presente más vanguardista que representa el Musac.

A punto de expirar el convenio firmado hace seis años, Torres ha conseguido ‘una prórroga’. El Ayuntamiento pagará al creador francés 10.000 euros anuales en concepto de derechos de autor, y no los 8.000 previstos inicialmente, pero paraliza de momento un espectáculo similar para la Catedral e incluso también para San Marcos, como se estipuló inicialmente, cuyo coste rondaría los 300.000 euros.

El contrato que firmó Richemont con el Ayuntamiento de León en 2010 tuvo un coste de 280.000 euros —asumidos por Caja España-Duero y otras entidades privadas— que incluía la realización del proyecto de San Isidoro y los derechos de autor durante cinco años. Pasado ese tiempo, había que volver a pagar al artista. Y existía además un pacto para llevar a cabo un segundo proyecto, «para el que de momento no tenemos dinero», asegura Torres. La concejala no ha contemplado la posibilidad de buscar patrocinadores, como ya ocurrió hace seis años, aunque recoge el guante.

Las proyecciones de Richemont se reanudarán en primavera y durarán hasta finales de otoño, los sábados, a las 23.00 y a las 23.30 horas. El artista francés tiene previsto volver a la ciudad en unos mes, una vez que se han reconducido las relaciones con el Ayuntamiento, enturbiadas por el anterior equipo de gobierno, que mintió al asegurar en una nota de prensa que la Concejalía de Cultura estaba en negociaciones con el artista para prolongar el contrato durante cinco años más.

«Le pedí perdón por cómo se le había tratado», confiesa Margarita Torres, que habla maravillas de Richemont y de los trabajos que está llevando a cabo actualmente en Estados Unidos y México. «Son alucinantes», dice. Espectáculos que van un paso más allá del diseñado para San Isidoro, que ‘pintan’ toda una ciudad y no sólo un monumento. De ahí que Torres se replantee ahora el proyecto para la Catedral.

La concejala del PP quiere un espectáculo más ambicioso. Aunque habrá que esperar a que el Ayuntamiento esté en mejor situación económica.

Richemont aprovechará su visita a León para revisar los equipos antes de que comience la nueva temporada de proyecciones, que sin duda han sido un aliciente más para una ciudad que en los últimos años ha tenido que aferrarse al turismo.

Desde 2010 el templo en el que descansan los restos de los monarcas leoneses ha servido de pantalla para que desfilen los grandes protagonistas de la historia, desde los astures a las incursiones de los invasores islámicos, los constructores medievales, los años gloriosos del viejo reino y la llegada de la noticia del descubrimiento de América. Desde la invasión de las tropas napoleónicas, que saquean la joya del románico a la renovación contemporánea de la ciudad, con el crecimiento de sus ensanches y la elevación de edificios tan vanguardistas como el Auditorio o el Museo de

Arte Contemporáneo, todo ello gracias a haces de luz proyectados, con milimétrica precisión, sobre los elementos arquitectónicos de la Colegiata, imágenes y música alusiva. Una historia con guión escrito por el propio Richemont, quien, además de iluminador profesional, es artista plástico.

De momento, San Isidoro volverá a teñirse de colores los próximos cinco años.

León retiene a Richemont con 10.000 euros al año
Comentarios