martes 24/11/20
Teatro

Un leonés en la corte de Valle-Inclán

JAVIER BERMEJO protagoniza ‘Divinas palabras’, tragicomedia de Valle-Inclán coproducida por el Centro Dramático Nacional, que recala esta noche en el Auditorio. El actor de Sahagún confiesa que es «el mejor trabajo» que ha tenido. Interpreta al ‘idiota’, expuesto por su familia como una rareza de feria.
Una escena de ‘Divinas palabras’. PRODUCCIONES FARAUTE
Una escena de ‘Divinas palabras’. PRODUCCIONES FARAUTE

Lugar: Auditorio Ciudad de León.
Hora: 20.30.
Entradas: 21 euros.


Javier Bermejo. DL

 

No dice una sola palabra en escena, pero es el centro de una trama cruel y esperpéntica. El actor de Sahagún Javier Bermejo considera un regalo de la vida este papel. «Es el mejor trabajo que he tenido», dice. A las órdenes de José Carlos Plaza, uno de los grandes del teatro, Bermejo se mete en la piel del inmortal retrasado creado por Valle-Inclán que es exhibido por su familia para conseguir dinero. Cree que «es el personaje que querría hacer cualquier actor». «Es un trabajo diferente y eso a los actores nos cautiva». Admite que cada función es un reto, que le obliga a construir el personaje solo de forma gestual, retorciéndose sobre el carromato en el que le transportan. Divinas palabras, una de las grandes obras de Valle-Inclán, está coproducida en este caso por el Centro Dramático Nacional y Producciones Faraute.

«Para un niño de pueblo que empezó a hacer teatro a los 12 años en el Instituto, verme en un teatro nacional, sigue emocionándome», asegura. Bermejo, que también ha trabajado a las órdenes de Juan Margallo, ha desarrollado prácticamente toda su carrera sobre las tablas, frente al público, aunque también ha participado en varios cortometrajes y en cinco películas —una aún pendiente de estreno—. Curiosamente, ha formado parte del elenco en dos filmes de tinte religioso, Poveda y Claret, aunque en una interpreta a un sacerdote y en otra aun nazi.

El actor
"Para un niño de pueblo que empezó a hacer teatro a los 12 años, esta obra es un regalo"

No ha sido una decisión premeditada, aunque le encanta la adrenalina del teatro. «La profesión es la que te traza el camino», sostiene. Para él, Divinas palabras, publicada por Valle-Inclán en 1919, es un clásico tan universal que resulta «muy contemporáneo». En definitiva, recuerda, «habla sobre la miseria humana, la podredumbre moral y la manipulación de los políticos». Una historia coral que cuenta con un nutrido grupo de actores, como Olga Rodríguez, Alberto Berzal y Marina Heredia. Una obra agresiva, cruda, grotesca y brutal, pero en clave tragicómica. Y, dominándolo todo, la religión: el gran escudo, la gran mentira que, como un enorme agujero negro, lo traga todo. Dividida en tres jornadas, Divinas palabras, subtitulada Tragicomedia de aldea, se centra en la figura de un hidrocéfalo que es visto por sus tíos como vehículo de ganancias.


El actor leonés Javier Bermejo protagoniza hoy 'Divinas palabras' en el Auditorio. LUIS G. MARÍN

A Bermejo le entristece que la gente no pueda desplazarse desde Sahagún al Auditorio y tener que actuar frente a un patio de butacas semivacío, como consecuencia del Covid-19. Hasta hace unos meses, siempre llenaban. «Los espectadores, como son tan pocos y los teatros tan grandes, da la sensación de que nos quieren arropar y se ponen en pie y aplauden tanto que parece como si la sala estuviera completa», cuenta.

Bermejo anuncia que es posible que trabaje pronto con su actor favorito, su paisano Carmelo Gómez, con el que mantiene una espléndida relación.

Un leonés en la corte de Valle-Inclán
Comentarios