domingo 5/12/21

Un leonés ‘inventó’ el cine sonoro

Fue un pionero del cine, anticipando lo que iba a ocurrir. Al frente de los Estudios Roptence hizo historia. Incorporó el sonido en España en la primera mitad del siglo XX.
                      DL18P34F3-21-25-37-7.jpg
Ernesto González Bernaldo de Quirós

Aunque nacieran para crearlas, la historia de los Estudios Roptence, en Madrid, es de película. Y un leonés, Ernesto González Bernaldo de Quirós, fue arte y parte, presidente del Consejo de Administración de la empresa que los regentaba hasta su fallecimiento. Que fue personaje clave lo corrobora la enjundiosa página web de Eduardo Valero Historia Urbana de Madrid: «En mayo de 1949 había fallecido D. Ernesto González Bernaldo de Quirós, decano de los distribuidores cinematográficos y presidente del Consejo de Administración de Roptence. Al año siguiente llegará el abrupto declive». Valero, un sabueso en torno a lo que fue y conformó Madrid, da la medida de lo que aportó el leonés y completa lo que también aporta un sobrino nieto del protagonista de esta historia: José Barón. Residente ahora en Huesca, experto genealogista, destaca su procedencia leonesa: «Nació en León el 28 febrero de 1869. En sus inicios fue un acreditado fotógrafo de Madrid y artista leonés. En España ya se le conocía por sus numerosos trabajos artísticos en los periódicos de mayor circulación, siendo redactor de alguno de ellos, fotógrafo de estudio, pero su paso al cine le colocó en los puestos más altos de España. Me pareció muy interesante rescatar su historia, máxime si tenemos en cuenta que su pasión por el cine le llevó a ser el primero en pasar cine sonoro en España con la película Rosario la cortijera, en 1929», relata Barón.

                      DL18P34F2-21-17-49-6.jpg

El palacete de José Goyanes Capdevila, sede los Estudios Roptence, del leonés Ernesto González Bernaldo de Quirós. ARCHIVO

Eso sí, también indica que se trata ahora de reivindicar y homenajear su figura desde la carencia de documentación. «De esta película apenas constan datos y no quedan copias. Llegué a preguntar en RTVE y me dijeron que aunque sí se sabía de su existencia no hay prueba documental», afirma al respecto.

Modelo patentado

El aparato de sonido Roptence convirtió los estudios en referente de la cinematografía europea

Si es excepcional hasta aquí la historia, lo que rodeó luego la trayectoria de los Estudios Roptence es de una singularidad definitiva en cuanto a cómo su importancia instantánea se fue difuminando por causas de toda índole.

Pero la historia reconstruida de Roptence le hace justicia como uno de los estudios cinematográficos más importantes que hubo en Madrid, «cuya reputación llegó hasta Hollywood, aunque nunca lograron prosperar los lazos comerciales. Roptence fue la empresa más involucrada en la transición del cine mudo al sonoro, prueba de ello es el sistema patentado», remarca Eduardo Valero en referencia al aparato sonoro Roptence, que fue presentado un viernes 14 de agosto de 1931 en el cine Maravillas, de fabricación madrileña y creación de Antonio F. Roces y Miguel La Puente.

Susbastas, Blas BASTAS, BLAS PIÑAR Y NACHA POP

Para que los ingredientes finales completen esta historia novelesca, la desaparición de los estudios coincidió con la muerte del empresario cultural leonés, y una serie de vicisitudes que incluyeron hasta la subasta de material bajo el acta notarial de Blas Piñar, luego político conocido tanto en el tardofranquismo como en los primeros años de la democracia.

Como colofón del edificio en el que se ubicaron los estudios, cabe destacar que fue posteriormente tanto el Cine Mola como la Sala Jácara, que pasó a la historia por ser el lugar en el que el grupo Nacha Pop grabó su disco en directo. En definitiva, toda una vida de un inmueble que hizo historia del cine en España y en el que Ernesto González Bernaldo de Quirós aportó su talento para dinamizar el séptimo arte.

Un leonés ‘inventó’ el cine sonoro
Comentarios