martes 18/5/21
Cine

Llegan los Oscar de la pandemia

Muchas de las películas que compiten por la estatuilla no han pasado por cines
‘Nomadland’ es la gran favorita a los Oscar de este año. EFE

Adiós a los cines, pero solo por un tiempo. La Academia de Hollywood se sumó hace un año al sentir de millones de cinéfilos y suprimió de manera excepcional la exigencia sagrada de su reglamento, el estreno obligatorio en salas, para celebrar unos Óscar en circunstancias completamente diferentes. Muchas de las películas que competirán la próxima semana no han pisado los cines o lo han hecho de forma anecdótica. Pero la ausencia de grandes estrenos también ha supuesto que dos producciones independientes, Nomadland y Minari, aparezcan como grandes favoritas y que por primera vez dos directoras compitan por la preciada estatuilla. «Sin eventos, esta podría ser la temporada de premios más pura. También la más extraña», anticipó Dave Karger, un veterano presentador del canal cinéfilo TCM, al diario The Washington Post.

El cierre de los cines alteró el calendario con dos respuestas muy diferentes: los grandes estudios decidieron guardar sus superproducciones para un mejor momento, mientras que las cintas pequeñas y sin grandes expectativas comerciales encontraron en la televisión la manera de llegar al público durante el confinamiento. Así, estrenos como la nueva entrega de James Bond Sin tiempo para morir, Cazafantasmas: Más allá, Top Gun: Maverick, Jungle Cruise y el musical En un barrio de Nueva York quedaron pospuestos hasta 2021.

A la lista de aplazamientos se sumaron títulos que, por género o por prestigio, eran aún más proclives a recibir el aplauso de los Oscar, entre los que figuran la nueva Dune, de Denis Villeneuve, o La crónica francesa, de Wes Anderson, así como la versión actualizada de West Side Story que prepara Steven Spielberg.

El vacío que dejaron todas estas películas contrastó con una audiencia que, confinada en sus casas, tuvo en el cine y en la televisión una de sus pocas formas de entretenimiento. Eso explica cómo Minari, una cinta que narra a fuego lento la llegada de una familia coreana a EE UU, haya conseguido poco a poco llamar la atención hasta situarse como uno de los grandes títulos en la temporada de premios.

El caso de Nomadland, la gran favorita del 2021, no está lejos. Pocas veces una película independiente, de ritmo pausado y con un trasfondo político sobre el abandono de los mayores en el sistema económico estadounidense logra tantos titulares.

Su directora, Chloé Zhao, ha conseguido de golpe cuatro nominaciones a mejor película, dirección, guion y montaje. La primera mujer en lograrlo.

Algo parecido pasa con otras contendientes: Sound of Metal es un viaje, casi experimental, por la angustia de un baterista que pierde la capacidad de oír; El padre, coproducción franco-británica, muestra el deterioro cognitivo de un anciano y «Una joven prometedora» es un thriller con tintes de comedia negra sobre el machismo estructural.

Es posible que algunos de estos títulos se hubieran colado en las nominaciones durante un año normal, pero otros podrían haber quedado eclipsados por los focos de las alfombras rojas.

Llegan los Oscar de la pandemia
Comentarios