lunes 24/1/22
La pista se perdió en Nueva York

Londres expone una obra maestra leonesa desaparecida

La casa de subastas Christie’s puso a la venta en 2015 una valiosa tabla de Nicolás Francés por medio millón de dólares. Minutos antes de la puja, la obra fue retirada sin ninguna explicación. Ahora la pintura leonesa está «en préstamo» en la National Gallery de Londres.
londres

Christie’s puso a la venta La misa de San Gregorio en una gran subasta de ‘Maestros de la pintura,’ celebrada el 28 de enero de 2015 en su sede neoyorquina. El catálogo de la puja destacaba «la maravillosa factura de la obra» y recordaba que Nicolás Francés, pese a su origen posiblemente borgoñón, fue el principal artista del reino leonés entre 1434 y 1468, y el artífice del antiguo y en gran parte perdido retablo de la Catedral de León.

Los compradores e interesados en el más exquisito arte gótico y renacentista que siguieron en directo la subasta del lote en el que estaba incluida La misa de San Gregorio comprobaron cómo la puja se saltó la pintura de Nicolás Francés. A preguntas de este periódico, la sala Christie’s respondió entonces que la obra —con un precio de salida entre los 300.000 y los 500.000 dólares— «había sido retirada de la subasta». La sala, amparada en su proverbial confidencialidad, no ofreció más datos.

La retirada de piezas en plena subasta no es algo infrecuente y, en la mayoría de los casos, se debe a una buena oferta por parte de un cliente preferente de la casa. También por algún problema con los permisos de la pieza, porque no esté clara la titularidad o la legalidad de su procedencia o porque exista alguna reclamación de su país de origen.

Autoría

Christie’s subastó la obra de Nicolás Francés y ahora la National Gallery dice que es del taller del artista

Lo cierto es que de La misa de San Gregorio nunca más se supo. Hasta ahora. La tiene «en préstamo» la National Gallery de Londres, cerrada hasta el 19 de mayo por culpa de la pandemia. El museo londinense, curiosamente, ya no atribuye la obra al artista leonés, sino a algún discípulo. En la ficha de la pintura —que mide 31,1 por 20,9 centímetros— explica: «La asociación de este panel con el taller de Nicolás Francés se basa en su similitud con una pintura del mismo tema en el Museo de Bellas Artes de Boston». Según la National Gallery, «el pequeño formato de ambas obras y el marco integral de esta pintura sugieren que estaban destinadas a la devoción privada».

En la tabla el papa Gregorio I (o San Gregorio Magno) se arrodilla ante un altar y mira fijamente la figura del Cristo resucitado que emerge de una tumba. La escena conmemora un milagro que se supone que tuvo lugar en el siglo VI, durante una misa celebrada por Gregorio en la Iglesia de la Santa Cruz de Roma. Cuando, en el momento de la consagración, uno de los celebrantes dudaba de la transformación del pan y el vino en el cuerpo y la sangre de Cristo (lo que se conoce como transubstanciación), Cristo apareció en el altar.

Los precios no cuadran

Aparte del extraño periplo de esta obra que ha reaparicod en Londres, no deja de ser llamativo que Christie’s la tasara en medio millón de dólares sin ser un «auténtico» maese Nicolás, como se conoce popularmente al artista leonés, cuando en 2005 una casa de subastas madrileña adjudicó por algo más de 60.000 euros una tabla auténtica que perteneció al primitivo altar de la Catedral de León.

El 29 de enero de 2015, un día después de la venta de La misa de San Gregorio, la casa Sotheby’s, en su sede neoyorquina de Rockefeller Plaza, cerró en 71.756 euros una espectacular crucifixión asimismo atribuida a Nicolás Francés. El panel, de 58,3 por 69,2 centímetros, muestra a Jesucristo en la cruz junto a la Virgen María, Nicodemo, José de Arimatea y otros personajes.

El artista censurado

Algunos expertos consideran que se trataría también de una de las más de cien tablas que conformaban el altar original de la Catedral de León, desmantelado en 1740 y sustituido por otro de estilo barroco, más del gusto del Cabildo en aquella época. En 1452 el cabildo le encomendó a maese Nicolás la pintura a los pies del templo de un mural del Juicio Final, destruido a comienzos del siglo XIX a causa de los desnudos que contenía.

Otra obra también atribuida a maese Nicolás y vendida en julio del 2007 en Londres se titulaba Cuatro escenas de la vida de San Esteban y se adquirió por 108.000 libras esterlinas. Un excepcional políptico con ese gran detallismo tan característico del artista que en su día residió con su esposa, Juana Martínez, en la calle Cardiles, y decoró con frescos el claustro de la Catedral de León.

Disparidad de precios

Tablas de la Catedral se vendieron en 60.000 euros y otras del taller de Nicolás Francés por diez veces más

En ninguna de estas subastas se presentó el Estado con el fin de recuperar alguno de estos tesoros dispersos, como consecuencia del inmenso expolio que ha sufrido el patrimonio artístico leonés. Desde la crisis de 2007 obras del Maestro de Astorga, el Maestro de Palanquinos o Nicolás Francés, los tres grandes artistas leoneses, han aflorado en los últimos años en las casas de subastas, quizá por la necesidad de liquidez de sus propietarios.

La obra de maese Nicolás se encuentra hoy repartida en colecciones privadas y museos de medio mundo. El retablo de san Jerónimo está en la National Gallery de Dublín; el Museo Nacional de Estocolmo preserva las tablas de un posible retablo dedicado a San Miguel; y el Prado posee en su colección el retablo de la vida de la Virgen y de san Francisco, procedente de la capilla de la granja Dehesa de Hinojo, propiedad del marquesado de Esteva de las Delicias, en La Bañeza.

Londres expone una obra maestra leonesa desaparecida
Comentarios