lunes 29/11/21

Destaca el profesor José Luis Avello en la investigación que el Castro de los Judíos pudo albergar una población de entre 348 y 464 habitantes. Las excavaciones realizadas en los últimos años en el yacimiento han desvelado que durante no menos de cuatro siglos el Reino de León tuvo doble capitalidad: la cristiana y la judía. El profesor de la Universidad de León destaca el hecho de que los cómputos cronológicos de los judíos seguían los de León y subraya además que el nombre que recibe el asentamiento, Castro Iudeorum, (un término cristiano) demostraría que los judíos nunca lo utilizaron, sino que se referían a su «ciudad» como León.

Explica que en este lugar vivían los ciudadanos hebreos más importantes del Reino y basa esta afirmación no sólo en la población que el castro alcanzó (alrededor de mil personas), sino en el hecho de que la mayoría de los habitantes de este lugar recibían el tratamiento de Mar. Este título era utilizado tan sólo por aquellos judíos que habían alcanzado un grado de reconocimiento sobresaliente, no sólo entre la comunidad hebrea sino también entre la cristiana. piezas halladas en el yacimiento, «millones», en palabras de José Luis Avello.

Si bien la mayoría de ellas son pobres desde el punto de vista estético, revelan datos de gran valor para conocer el modo de vida en el castro. Además, supone la confirmación de que la comunidad judía era la encargada de cumplir con el mandato real de recogida de impuestos y es una de las claves para entender el sentido de nación del pueblo judío.

En este sentido destaca el capítulo escrito por la profesora Gloria de Antonio Rubio, que explicael proceder de los recaudadores judíos leoneses. Se centra en uno de los recaudadores más importantes del siglo XV, el leonés Judá Pérez, un nombre que aparece con diferentes grafías en la documentación a lo largo de todo el siglo XV. La estudiosa considera que este nombre refiere a un vecino de Astorga, que en las fuentes aparece hasta el año 1456, momento en el que desaparece debido a que no pagó las fianzas solicitadas por Enrique IV. Se confirma en su persona el funcionamiento del arrendamiento y la entraga de fianzas como garantía de cobro.

los judíos leoneses
Comentarios