miércoles 25/11/20
CULTURA

‘Catarsis otoñal’, o cuando la musa pide al artista que la mate

El escritor Andrés Montenegro presenta hoy su ópera prima.

«Consagrarse a un amor puro sin mancillarlo de sexo... ¿Era en eso en lo que se había convertido mi sino?». Esta es una de las frases que puede leerse en Catarsis otoñal, el libro que el autor leonés residente en Cracovia Andrés Montenegro presenta, esta tarde a las 20.00 horas, en la librería Artemis.

Se trata de su ópera prima y la historia transcurre precisamente en aquella ciudad polaca, en otoño de 2013, «cuando Alex, un escritor que en ese momento está buscando una musa que le inspire su obra, se encuentra con Asia, una chica con una extraña aureola que le recuerda la imagen de las musas del expresionismo francés o del periodo Edo-Meiji Japonés», explica el propio autor.

En paralelo a esta historia principal, Montenegro adentra al lector en otras tres, sucedidas en el otoño de 1913 y en tres ciudades diferentes: París, Tokio y Berlín. «Todas ellas relatan un instante en el que un artista asesina a su musa por expreso deseo de ella. Sin embargo, cada una deseará la muerte basándose en razones diferentes: la inmortalidad, la belleza, la pureza y otros valores propios de cada cultura», recuerda.

Catarsis otoñal abarca una amplia gama de registros, acudiendo a la poética, al existencialismo y a unas descripciones eróticas muy conectadas con el cliché espiritual de cada cultura. «Me atrevería a declarar que la imagen general que esboza Catarsis otoñal es una alegoría de la fragilidad y del carácter cíclico que existe entre la vida y la muerte, reflejados en la novela a través de la relación entre la musa y el artista, cuyas vidas se entrelazan en una continua tensión que podría sugerirnos la imagen de un juego de cordeles quebradizos que va cambiando de forma», prosiguió un escritor para quien esa fragilidad se basa «en la percepción clara de que el ser humano no es tan fuerte como a veces se cree, y que siempre está expuesto a avatares que pueden vapulearle o pulverizarle». El autor, además, emplea conscientemente el erotismo como estrategia de provocación para lograr «un efecto de reacción en el lector».

Lugar: Artemis (Villa Benavente, 17).

Hora: 20.15.

‘Catarsis otoñal’, o cuando la musa pide al artista que la mate
Comentarios