sábado 8/8/20
cultura

‘La conjura’ del Grial

José Miguel Ortega, coautor del ensayo que desveló que la Copa de la Última Cena está en San Isidoro, prepara ahora una novela sobre la llegada de la reliquia a León.
‘La conjura’ del Grial

Tres años cruciales. Entre 1053 y 1056 tuvieron lugar muchos acontecimientos en el Mediterráneo, aparentemente inconexos, pero determinantes para que la Copa de Cristo acabara en León. José Miguel Ortega ha seguido esta línea de investigación en La conjura —«título provisionalísimo»—, para narrar el épico viaje del Grial hasta San Isidoro.

Ortega, historiador del Arte y coautor con Margarita Torres del ensayo Los reyes del Grial, texto en el que desvelaron que el Cáliz de Doña Urraca es en realidad la Copa de la Última Cena, no tiene fecha de publicación del libro que supone su estreno en el género de la novela.

La idea surgió en Denia, un enclave vital en el itinerario del cáliz desde El Cairo a León. Fue precisamente en esta ciudad valenciana donde Ortega, mientras esperaba para coger un barco a Mallorca, decidió que la historia que relata Los reyes del Grial se podía contar de otra manera. Personajes reales y ficticios se mezclan en la trama de La conjura con «nuevas investigaciones» que corroboran que el Grial está en León desde hace un milenio.

La batalla de Civitate, que enfrentó en el sur de Italia en el año 1053 a normandos con un ejército de suabios, italianos y lombardos y en la que el Papa León IX es hecho prisionero; el Cisma de Oriente (1053), que supuso la escisión de las iglesias ortodoxas; y el robo de la Copa de Cristo de una iglesia de Jerusalén por parte de los fatimíes, son hechos decisivos para entender cómo la mayor reliquia de la cristiandad acabará en manos del rey Fernando I de León.

Ortega es consciente de que la ficción siempre llega a más público que un ensayo. En su novela pretende rescatar algunos elementos que en Los reyes del Grial quedaron «poco reflejados» y que «son vitales para explicar» el periplo del cáliz.

El cáliz de Valencia

En su blog josemiguelortega.net el historiador se pronuncia sobre la polémica que enfrenta al Grial de León con el cáliz de Valencia. «Una cosa es la religión y otra la historia», afirma. «Valencia lleva 700 años con su cáliz y nosotros acabamos de descubrirlo. Además, no es una reliquia, es la reliquia».

El hecho de que Margarita Torres escriba también su propia novela del Grial «no supone ninguna competencia ni ninguna rivalidad». Ortega dice que la cronista oficial de León «juega en primera división», porque ha publicado ya varias novelas. En cualquier caso, «el tema es inagotable».

Lo cierto es que no ha pasado un año desde que Ortega y Torres desvelaron que San Isidoro custodiaba el Grial, tal y como recogen dos pergaminos descubiertos en la Biblioteca del Cairo.

Ambos reconocieron entonces que existía una laguna de 400 años —los cuatro primeros siglos del Grial— que «será muy difícil rellenar», asegura Ortega, entre otras cosas por las pocas fuentes documentales que existen y porque la religión católica estuvo prohibida hasta el año 325. Es a partir del siglo IV cuando diversos textos citan que la Copa de Cristo se halla en una iglesia de Jerusalén.

Ortega confirma que tanto él como Margarita Torres continúan investigando y encontrando nuevas pruebas que confirman su tesis de que el Cáliz de Doña Urraca salió de Jerusalén y estuvo en manos del califa fatimí de Egipto, quien se lo regaló al emir de Denia y éste al rey Fernando I.

Una cuestión sigue intrigando a Ortega: ¿por qué la monarquía leonesa mantuvo en secreto el Santo Grial? ¿Por qué quisieron silenciar que tenían en su poder la reliquia más importante de la cristiandad? Ortega está convencido de que «antes o después aparecerán documentos que corroborarán la historia».

‘La conjura’ del Grial