martes 21/9/21

La ‘Nodicia de kesos’, candidata a ser Patrimonio de la Humanidad

La RAE une en una misma propuesta tempranos testimonios del romance hispánico
Burgos acogió el 20 de julio una reunión de todas las Academias Hispánicas de la Lengua.

La , el documento del siglo X en el que un monje llamado Semeno escribió una lista de quesos empleados en el monasterio de Rozuela, cerca de Ardón, usando para ello un latín que ya entonces comenzaba a fragmentarse y a caminar hacia otra lengua, opta a convertirse en Patrimonio de la Humanidad, en su versión Memoria del Mundo, junto a otros tempranos testimonios de los romances hispánicos.

Es una de las decisiones tomadas por las diferentes Academias de la Lengua (la Española y las del resto de países de habla hispana) en su última reunión celebrada en Burgos el pasado 20 de julio, según informó a este periódico el director general del Libro, Archivos y Bibliotecas, Rogelio Blanco. Los representantes de las academias acordaron incluir en una misma candidatura los más antiguos vestigios escritos del ‘castellano’ —aunque en puridad habría que hablar de lenguas romances peninsulares— e iniciar los trámites exigidos por la Unesco para poder optar a la declaración de Patrimonio de la Humanidad como Registro de la Memoria del Mundo, categoría reservada a los más valiosos archivos y colecciones bibliográficas de todo el mundo con el fin de favorecer su conocimiento. Se trata de una iniciativa internacional impulsada y coordinada por la Unesco desde 1992 con el fin de procurar la preservación y el acceso del patrimonio histórico documental de mayor relevancia para los pueblos del mundo, así como también promocionar el interés por su conservación. El Comité Consultivo Internacional se reúne de manera bienal para seleccionar los proyectos nominados por cada comité regional y nacional.

Además de, próximamente, la , León cuenta con otra candidatura, ya en curso, para el registro de Memoria del Mundo; la de las Cortes de León de 1188, tenidas como las primeras de toda Europa.

La permanece envuelta en una cierta polémica desde hace décadas, pues mientras algunos sectores han querido colgarles el título de primer testimonio de la lengua castellana, otros las alzan al podio de la más temprana referencia escrita del leonés. En realidad, y a decir de los expertos, el idioma que en este documento histórico se aprecia no es ni una cosa ni otra, es el ‘protorromance’ de una zona en la que luego aparecería el romance leonés. Así, y a propósito de la citada candidatura, el catedrático de Filología Hispánica en la Universidad de León, José R. Morala, cree que tal iniciativa «tiene poco que ver con el mundo académico». «Todos esos ‘títulos’ son más bien operaciones mediáticas que intentan buscar, imagino, un fin económico o una presencia en guías turísticas; sólo hay que recordar el caso del Camino de la Lengua», dijo. Respecto al hecho de que la esté bajo el rótulo de los orígenes del castellano, Morala comenta que él prefiere hablar de los orígenes del romance, pero que «no es extraño al plantearlo hacia fuera y, de hecho, si la gente la conoce es porque apareció junto a las glosas y otros textos en el famoso de Pidal». «La tontería es individualizar unos pocos textos como que fueran la partida de nacimiento cuando hay otros muchos también interesantes», remata.

Por su parte, el investigador Nicolás Bartolomé Pérez, presidente de la asociación en defensa de la cultura leonesa Faceira, reafirma el hecho de que la corresponde «a un protorromance que daría paso, con el tiempo, al leonés, pero en ningún caso al castellano, nacido, obviamente, bastante más al Este, en Castilla».

La ‘Nodicia de kesos’, candidata a ser Patrimonio de la Humanidad
Comentarios