martes 17.09.2019

Luces, sombras y fuentes en los patios andaluces

El joven pintor Juan Galán expone sus paisajes íntimos en la sala Bernesga.
Luces, sombras y fuentes en los patios andaluces

MARCELINO CUEVAS | LEÓN

Si un pintor andaluz se declara enamorado de las luces y las sombras, hay muchas posibilidades de que su pintura esté llena del embrujo de su tierra. Porque los pueblos de Andalucía son eso… un juego de blancos y grises adornados con el verdor extremo de sus macetas y el reverberante colorido de los azulejos que adornan sus patios y calles. Y en esos patios recoletos que buscan ambientes frescos y en los que se manifiesta siempre la oración húmeda de los chorros de agua de sus pequeñas fuentes, se fija el caballete de este artista.

Desde ese mundo de luces y sombras llega a la galería de arte Bernesga Juan Galán. Se trata de un pintor joven y lleno de ilusión que pinta desde siempre. «El dibujo es para mí algo sencillo —explica— tengo una facilidad natural para él. Desde hace poco más de cuatro años mi afición por dibujar y pintar se ha convertido en una profesión. Me encanta retratar los rincones más escondidos de mi tierra. Esos lugares que solamente se pueden encontrar en Andalucía y que están llenos de belleza»

Galán intenta poner alma a sus pinturas. Recurre a los exuberantes jardines andaluces, como el parque de María Luisa de la capital sevillana. Y allí rescata las figuras plenamente románticas de dos mujeres que desde la piedra honran el recuerdo del más romántico de los poetas españoles, Gustavo Adolfo Bécquer. O las calles cubiertas con toldos para evitar los rigores veraniegos. O fuentes que escriben arabescos en el aire mientras desgranan su canción de agua.

Las obras del joven Galán tienen, además, la particularidad de ser completamente actuales. Es la suya una pinturea absolutamente contemporánea alejada del academicismo. Creada a partir de grandes manchas de color, de blancos y negros con preciosistas referencias a una amplia gama de verdes vegetales. Una pintura sin mistificaciones, sin protuberantes masas, una pintura que deja bien a las claras la maestría de su dibujo y la sobriedad de su paleta.

Es Galán un pintor que llega con la fuerza de los artistas nuevos, de esos que no quieren olvidar sus raíces, pero que comprenden que si quieren ser algo en el mundo del arte deben dar un paso tras otro en busca de nuevas formas de expresión, de nuevas maneras de revelar la belleza de una tierra mágica y misteriosa como es Andalucía.

Luces, sombras y fuentes en los patios andaluces