jueves. 01.12.2022
ley no deja lugar a dudas

Margarita Torres deja de ser cronista al ser incompatible con la concejalía

La historiadora pedirá en el Pleno una «excedencia» y alega que el cargo es suyo.
La concejala de Cultura y Patrimonio, Margarita Torres.

Nadie parecía haberse dado cuenta hasta el momento pero la ley no deja lugar a dudas: «Dicho cargo (el nombramiento de cronista oficial de la ciudad de León) es incompatible con el desempeño de cualquier cargo público representativo al que se acceda por elección o por designación política», reza la modificación del Reglamento de Honores y Distinciones aprobada en pleno municipal el 29 de noviembre de 2011 y rubricada por el anterior alcalde, Emilio Gutiérrez. Una incompatibilidad ante la que Margarita Torres-Sevilla, cronista desde el año 2006 y que actualmente ocupa la Concejalía de Cultura y Patrimonio en el Ayuntamiento de León, dio respuesta, ayer, a preguntas de este periódico.

Su solución pasa por una carta que ya ha enviado al nuevo regidor, Antonio Silván, en la que expresa su deseo de «cesar temporalmente» de sus funciones como cronista de León, petición que será debatida en el próximo pleno de la recién creada corporación. Un remedio que juzga adecuado desde el momento en que el cargo de cronista oficial, tal y como consta en el Reglamento de Honores, «es vitalicio». En todo caso, se trata «no de una renuncia, por supuesto», sino de «un cese temporal, como si fuera una excedencia laboral», indicó la concejala.

Dado que hasta el momento no existía precedente del asunto en el consistorio leonés —y no está prevista, por tanto, su resolución—, Torres consultó su caso en la Real Asociación Española de Cronistas Oficiales (RAECO), a la cual pertenece, y así supo que en su misma situación ya se vieron, antes, «otros cronistas del país», quienes recurrieron a la citada excedencia de modo que «nadie ha tenido que renunciar a ese honor». «El cargo es mío, es vitalicio —recordó—, y por eso Victoriano Crémer fue cronista oficial de León hasta el último día de su vida aunque algunos le aconsejaban que lo dejase cuando su salud empezó a fallar». Tampoco se hace necesario, objetó, «nombrar a nadie» que la sustituya durante ese tiempo. Y así, Torres anunció que en el mismo momento en que se produzca su abandono de la vida política «recuperaré el cargo».

Profesora de Historia en la Universidad de León, divulgadora y novelista, autora del libro de investigación Los reyes del Grial en el que defiende la tesis de que el cáliz adorado durante siglos en Jerusalén como ‘santo Grial’ corresponde al cáliz de Doña Urraca que se custodia en San Isidoro, Margarita Torres también aseguró que nada más haber sido nombrada cronista renunció a contar con «espacio físico alguno» desde el que ejercer ese título, «ni a retribución económica», a pesar de que ya el reglamento especifica que el título es «puramente honorífico» y no lleva aparejado el derecho a percibir ningún tipo de sueldo, sólo aquellos gastos generados como consecuencia de algún «estudio excepcional» que le sea encargado.

Margarita Torres deja de ser cronista al ser incompatible con la concejalía
Comentarios