sábado. 26.11.2022
Óscar de la Huerga pintando su menina en Ferrol. DL

Han quedado reducidas al mínimo por el Covid-19, pero Las Meninas de Canido, el festival de arte urbano que en 2019 atrajo al barrio alto de Ferrol a cien mil personas, se replegaron este año para un retorno a las esencias. Ante la pandemia, el certamen, que arrancó el viernes y concluye hoy, no se resiste a colocar el arte a pie de calle, con el icono pictórico de Diego Velázquez, reinventado en viviendas, fachadas y barrios de la ciudad naval, como eje. En esta ocasión han participado varios artistas leoneses, como artes Prada, dados punto cero, zorro 987 y Óscar de la Huerga.

La idea nació en 2008 como grito por el deterioro de la barriada, una zona que ahora es polo de atracción. El creador y máximo responsable de la organización, Eduardo Hermida, ya anunció con un mes de antelación que no habría actividad paralela alguna, como los concurridos conciertos. «Volvemos al origen de todo, a recuperar el espíritu del inicio; nos volcamos con los artistas», ha contado a Efe. Sobre los participantes, entre los que figuran algunas referencias de esta modalidad en el escenario español, remarca que estarán «al margen del contacto con el público» y ese hecho se confirma con facilidad. Mantienen el atractivo, pero estas Meninas de 2020 se alejan parcialmente de la gente con las vallas policiales que circundan a los artífices de obras de gran formato que salpican fachadas.

Las dimensiones llamativas son el reclamo en la edición del coronavirus de esta cita surgida como libre reinterpretación del célebre cuadro de Velázquez, que ahora sorprende en cualquier esquina de Canido. Entre las que no dejan indiferente, la faena del madrileño Sfhir, que se ha adueñado de un lateral vacante de un edificio de ocho alturas en cuyo frente un amplio descampado ayuda a la observación detenida.

Las meninas leonesas se cuelan en Ferrol
Comentarios