jueves 14.11.2019

«Mi aldea es el mundo»

—Qué libro no dejarías de leer o leerías por segunda vez?

—Siempre regreso a los clásicos y releo con placer los libros de mis amigos los escritores leoneses. Me inclino por Borges, la obra poética de Celan y los primeros libros de la Biblia.

—Un personaje imprescindible en la literatura (o en la vida).

—Cervantes, Dante, Leonardo da Vinci, Einstein, Jesucristo...

—Un autor o autora insoportable (o un libro insoportable).

—Todos los que se ocupan de lo que no conocen o lo hacen con pedantería y afán de lucimiento o proselitismo.

—Un rasgo que defina tu personalidad.

—Soy trabajador, serio, metódico y equilibrado, bastante intransigente con la ignorancia y la estupidez humanas.

—¿Qué cualidad prefieres en una persona?

—Honradez y trabajo, y un poco de inteligencia y de sensibilidad (casi nada).

—¿Qué opinión te merece la política actual? ¿Y la sociedad?

—‘Nuestra’ clase política es un verdadero problema para la sociedad. Y la sociedad actual está (recojo el diagnóstico de los pensadores más lúcidos) realmente enferma. Se discute el propio concepto del mérito, se considera la riqueza y posición social como el bien absoluto, se acalla la discrepancia.

—¿Qué es lo que más te divierte en esta vida?

—Pensar, hablar, comunicarme, todo lo que hace referencia a la cultura, al arte, a la investigación. Y las cosas sencillas: una partida de mus con los amigos, tomar los vinos con mi mujer, reunir a mis hijos ante una barbacoa, acompañar a mi nieto...

—¿Por qué escribes?

—Porque desarrollo el propio perfeccionamiento, mantengo la tensión vital y doy fe de mi forma de entender el mundo.

—¿Crees que las redes sociales, facebook o twitter, sirven para ejercitar tu estilo literario?

—En absoluto. Mi postura no se basa en el desprecio por las nuevas tecnologías: la escritura que me importa es la que hacen los buenos escritores.

—¿Cuáles son tus fuentes literarias a la hora de escribir?

—Mis fuentes son muy variadas. Me inspiran todas las obras de la creación humana. «Nada de lo humano me es ajeno».

—Una frase que resuma tu modo de entender el mundo.

—«Mi aldea es el mundo» (Verso de mi poema Un borrador de nieve).

«Mi aldea es el mundo»