viernes. 03.02.2023

Miguel Hernández y Sherlock Holmes ya son de todos

La obra del poeta de Orihuela y la de Conan Doyle quedan libres de derechos
                      Proyección de una foto del poeta Miguel Hernández en una de las celdas de la cárcel de Huelva donde estuvo encarcelado. MARÍA CLAUSS
Proyección de una foto del poeta Miguel Hernández en una de las celdas de la cárcel de Huelva donde estuvo encarcelado. MARÍA CLAUSS

Como cada enero, la Biblioteca Nacional de España (BNE) ha publicado la lista de los autores cuyas obras pasan al dominio público. Las que cualquiera puede ya editar, distribuir, vender o alterar sin contar con el permiso de los titulares de los derechos del autor o sus herederos. Entre los ‘liberados’ de 2023, están el poeta Miguel Hernández o el artista Julio González. En el ámbito intencional se ‘libera’ la obra de Stefan Zweig y todas las obras de Sherlock Holmes en EE UU.

La legislación y los años transcurridos desde la muerte del autor para que una obra pase a dominio público varía en cada país. En España el plazo es de 70 años, aunque para los autores fallecidos antes de 1987 se aplica una ley anterior, de 1879, con un plazo de 80 años. Pasan así al dominio público las obras de los creadores fallecidos en 1942. En Estados Unidos opera la regla de los 70 años y toca a los de 1952, pero se considera libre toda obra creada en 1927. Hay excepciones, como los derechos de ‘Peter Pan’ en el Reino Unido, destinados de forma permanente al Hospital Great Ormond de Londres, o del ‘Diario de Ana Frank’ que goza de consideración especial en Holanda y Francia, ya que se considera coautor al padre de Ana, Otto Frank, fallecido en 1980, lo que prologará su protección hasta 2051.

Ningún leonés

El listado de la BNE incluye 177 escritores, periodistas y artistas —ninguno leonés—. Entre todos destaca el poeta y dramaturgo Miguel Hernández (Orihuela, 1910-Alicante, 1942), autor de ‘El rayo que no cesa’ y a caballo entre las generaciones del 27 y el 36. Autodidacta y apasionado lector, con veinte años publicó Perito en lunas. Sus famosas Nanas de la cebolla, escritas en trozos de papel higiénico en la cárcel y dedicadas a su segundo hijo por el poeta, cierran el Cancionero y romancero de ausencias, su último y desgarrado poemario, publicado en Argentina tras la trágica muerte de Hernández en un penal franquista el 28 de marzo de 1942.

También se liberan las obrsa de Stefan Zweig (1881-1942) —no las traducciones más recientes—, el prolífico, versátil y apreciado escritor austríaco que adquirió la nacionalidad británica y que, tras huir de terror nazi, puso fin a su vida en la ciudad brasileña de Petrópolis. En los años 30 Zweig fue el escritor más traducido del mundo, y es hoy un ‘longseller’. Autor de ensayos, biografías y novelas como El mundo de ayer, Carta a una desconocida, Veinticuatro horas en la vida de una mujer, Castellio contra Calvino, Fouché, el genio tenebroso, Novela de ajedrez y Momentos estelares de la humanidad. Alianza reeditará las dos últimas y Páginas de Espuma sus Cuentos completos.

En la lista de la BNE aparece Julio González, influyente y relevante escultor y pintor, amigo de Picasso en el París de las primeras vanguardias. También Eustaquio Jiménez, hermano de Juan Ramón y alcalde de Moguer (Huelva), y la escultora Julia Casagemas, autora de ópera y hermana de Carlos Casagemas, otro pintor muy amigo de Picasso. También quedan libres de derechos Robert Musil, otro relevante escritor austríaco de corte más filosófico y autor de El hombre sin atributos; Roberto Arlt, narrador, dramaturgo, periodista e inventor argentino autor de novelas como El juguete rabioso, dramas como Trescientos millones y recopilaciones de artículos como Aguafuertes españolas. Pasan a dominio público en Estados Unidos las tres últimas novelas de Sherlock Holmes, y se liberan así todas las obras del detective creado por sir Arthur Conan Doyle. Cualquiera puede ya escribir sus propias historias de Holmes y Watson o usarlos en otros contenidos sin infringir derechos.

En EE UU se desprotegen todas las obras publicadas en 1927, como la legendaria e influyente Metrópolis, anticipadora película muda de ciencia ficción dirigida por Fritz Lang. También El cantor de jazz, de Alan Crosland, tenida por la primera película sonora, aunque en realidad no lo es. Cuatro años antes Concha Piquer aparecía en el documental sonoro From far Seville.

Miguel Hernández y Sherlock Holmes ya son de todos
Comentarios