lunes 1/3/21
Escultura por los suelos

Una monumental cabezada

Un camión que iba a retirar el árbol de Navidad derribó la escultura

La obra del asturiano José Luis Fernández será restaurada en el Centro de los Oficios

Momento de colocación de la estatua, en 1999. NORBERTO

Fue literalmente atropellada. La escultura de Las cabezadas, ubicada en un lateral de la plaza de San Isidoro, sufrió ayer un aparatoso accidente. Uno de los dos camiones de las brigadas municipales que trasladaba el mástil del gigantesco árbol de Navidad instalado en la plaza embistió con él la estatua al dar marcha atrás.

La estatua sufrió una monumental ‘cabezada’. Entre los desperfectos, se ha roto el cirio que porta el síndico municipal, una figura que también ha perdido ambas manos, y la peana ha quedado semidestruida.

La escultura, que representa la ceremonia del foro y oferta entre el Cabildo de San Isidoro y el Ayuntamiento de León, es obra del artista asturiano José Luis Fernández. La obra ha sido objetivo de ataques en el pasado. Con frecuencia, el cirio que el corregidor entrega al abad —siempre se ha dicho que guarda un gran parecido físico con el fallecido Antonio Viñayo— ha dado pie a las pintadas más obscenas. La obra es conocida popularmente como ‘El canuto’.

Fue instalada en la plaza de San Isidoro el 24 de septiembre de 1999. La talla le costó al Ayuntamiento 24,3 millones de las antiguas pesetas. Su colocación estuvo rodeada de una gran polémica. Hubo quejas sobre la calidad de la obra, sobre la idoneidad de la ubicación, frente a un monumento que es la joya del románico y, además, la placa que explica la ceremonia de las cabezadas, en el pedestal de la estatua, tuvo que ser cambiada porque contenía más de una decena de faltas de ortografía.

El artista asturiano es autor de la estatuilla que se entrega a los galardonados en los Premios Goya. José Luis Fernández tiene más de una docena de obras colocadas en espacios públicos de ciudades como Oviedo (La pensadora), Torrejón de Ardoz (Homenaje a las Brigadas Internacionales y Homenaje a las víctimas del 11-M) o Zaragoza (Homenaje a Berlanga). La escultura de Gaudí sentado en un banco, frente al edificio de Botines, también es obra suya. Asimismo, es el creador de los murales del paso interior de peatones de la madrileña plaza de Cibeles.

El Ayuntamiento ha confirmado en una escueta nota de prensa que restaurará Las cabezadas en el Centro de los Oficios.

El precedente

No es la primera vez que una escultura urbana de la ciudad se ve inmersa en un accidente de tráfico. El accidente más sonado tuto lugar en 2007, cuando un joven que conducía ebrio y a toda velocidad, perdió el control de su furgoneta y se llevó a su paso la emblemática escultura de la Vieja negrilla, obra del artista leonés Amancio González. Un año antes Amancio González amenazó al Ayuntamiento con retirar la obra, debido a su estado de abandono. Fue entonces cuando la Escuela Taller reparó la pieza, que había sufrido la amputación de varios dedos. Un año después de aquel accidente, la nueva escultura seguía en el taller del artista, que amenazó con no entregarla hasta que el Ayuntamiento le pagara los 98.000 euros de la nueva Negrilla.

Una monumental cabezada
Comentarios