viernes. 30.09.2022
                      DL18P54F2-19-10-51-5.jpg
DL18P54F2-19-10-51-5.jpg

Fernando Domínguez López regresa con nueva novela y vuelca los ingredientes necesarios para abordar temas y territorios que le apasionan: el misterio y la intriga, como temas, y luego ese León siempre presente aunque este ingeniero industrial viva en Madrid, en concreto en Chamberí. Diez monedas de oro (Bohodon Ediciones) es el título que junta a dos personajes por tierras leonesas. Uno, el más reciente, un joven de los 80. El otro, de hace 2.000 años. Y aunque parezca increíble, unidos. «Ahí está el quid de la historia. En todo caso, se puede adelantar que los dos tienen facilidad para maquinar planes complejos y son muy decididos. A pesar de las muchas dificultades que van apareciendo en sus caminos, siempre encuentran la forma de seguir adelante. Esto además de que casualmente los dos tienen en común mi pueblo, Valle de la Valduerna. Eso sí, en la época de Marco era un poco distinto a lo que es hoy. De aquella era un poblado celta llamado Valle del Tara», relata y detalla otra clave: «La culpable de haber elegido justo esa época fue la torre de Fresno de la Valduerna, una construcción aislada en mitad del campo que siempre me ha llamado la atención. Descubrí que tuvo su origen en el siglo II. A partir de ahí empezaron a surgir muchas ideas», dice.

Sobre estos cimientos en forma de territorio, Domínguez sitúa a sus dos personajes y una trama en la que «Miguel es uno de los frikis con gafas del club de ajedrez. Cuando el conserje del instituto aparece muerto en circunstancias sospechosas, no puede imaginar que se convertirá en protagonista de increíbles acontecimientos. Una misteriosa inscripción de la época romana le señala. Tendrá que descifrarla para salvar su vida. Casi dos mil años antes, a orillas del río Ornia, un muchacho llamado Marco ha clavado una flecha a los pies de un legionario. Sin saberlo, acaba de desencadenar una historia que traspasará las barreras del tiempo. El oro romano escondido en el monte Teleno y en las comarcas leonesas de la Valduerna y la Cabrera, revive en las aventuras a las que Miguel y Marco».

Esa sería la sinopsis sobre la que conecta a los dos personajes. «Aunque en el siglo II todavía no se podía llamar a los de esta zona leoneses, seguro que los habitantes ya tenían rasgos propios en su personalidad. De algún lado habrá salido esa forma de ser de los leoneses. Pero lo cierto es que la conexión entre los dos muchachos va mas allá de lo terrenal», remarca.

Sobre cómo surgió la historia, el leonés explica que «como me pasa habitualmente cuando escribo, al principio tengo solo clara la trama hasta cierto punto. En ninguna de las novelas he tenido claro el desenlace hasta que la tenía bastante avanzada. Por otro lado, como nunca tengo demasiado tiempo para escribir de forma seguida, los capítulos de mis novelas siempre son muy cortos. Esto hace que llegue un punto en el que tengo un montón de piezas que debo hacer encajar como si fuera un puzle. Que la novela quede “redonda se consigue a base de darle muchas vueltas al coco y de pulir esas piezas hasta que todo funciona», asegura.

Lo que sí está claro es que como en la vida real, en la literaria a Domínguez siempre le quedará la Valduerna.

«Ha tenido muchísimo peso la historia romana de las zonas donde se desarrolla el libro. Sobre todo la minería aurífera en las dos vertientes del Teleno, la Cabrera y la Valduerna. Gracias a la curiosidad sobre el tema, he descubierto la impresionante comarca de la Cabrera. En la Valduerna, he pasado allí todos los veranos de mi vida, pero realmente no fue hasta hace unos cuatro o cinco años cuando me salió la vena de historiador y comencé a verla con otros ojos. En los últimos años, a base de rutas y bicicleta, he aprendido a apreciar el tremendo legado de estas zonas». Lo explica así Fernando Domínguez y deja clara esa capacidad para crear historias a base de la documentación real. Y si definiera él mismo su novela, tiene presentes varias cosas: «‘Diez Monedas de Oro’, aunque tiene un componente histórico muy importante, no deja de ser una novela de intriga. De hecho, todo comienza con el asesinato del conserje del instituto. La labor de Miguel es la propia de un detective, aunque el interés su relación con el mismo».

LA MOTIVACIÓN HISTÓRICA DE LEÓN
Comentarios