domingo 16.02.2020
Aniversario

El Musac hace discurso de su colección

El museo celebra sus 15 años con una gran exposición que resume su historia a través de cien obras de 84 artistas
El equipo del Musac que ha trabajado en esta exposición. RAMIRO
El equipo del Musac que ha trabajado en esta exposición. RAMIRO

El gran Burka de Joana Vasconcelos que se estrella contra el suelo y alude a las violencias machistas o el espejo de Pilar Albarracín que llama sin cesar fea a cuantos se atreven a mirarse en él —piezas mostradas en Emergencias, la exposición con la que el Musac inició su historia— vuelven ahora a las salas del museo. La nueva temporada expositiva, que abre hoy sus puertas al público y con la que el centro de arte contemporáneo celebra su 15 aniversario, no es un resumen de «las mejores» y más impactantes piezas de su colección, aunque, evidentemente, hay algunas. Cinco itinerarios con un punto de vista, título de esta magna muestra que ‘invade’ los 3.000 metros cuadrados del museo de Eras de Renueva, permite ‘desempolvar’ la colección creada a comienzos de este milenio, incluyendo obras que no se han exhibido hasta la fecha.

A través de las ‘visiones’ de 84 artistas, el hilo argumental son los grandes temas que han conformado el discurso del Musac en los últimos siete años, desde que Manuel Olveira asumió la dirección: la investigación en torno a los feminismos, cuestiones de género e identidad sexual, temáticas postcoloniales y el pensamiento decolonial, el contexto y cómo el museo se posiciona en el territorio, la escritura expandida en su relación con las artes visuales y, finalmente, las publicaciones y los libros de artista. Ejemplo de estos últimos, el Espacio Vitrinas reúne, de la mano de la comisaria Mela Dávila y bajo el título Ni orden ni pulcritud, las revistas y publicaciones de los años 80 —en las que se cuela el rebelde dibujante leonés Miguel Ángel Martín—, porque muchos creadores de la época de la movida o el neoexpresionismo utilizaron libros y otros soportes impresos como vehículos de expresión política. Cinco itinerarios con sus respectivos discursos y un único punto de vista, el del Musac, que el año pasado cerró con 1.500 visitantes menos que el anterior.

musacc
Nuevas colecciones del Musac. RAMIRO

Quizá por ello, Juan González-Posada, director de la Fundación Siglo, que gestiona el museo leonés, habló ayer de «publicitar» fuera este contenedor de arte contemporáneo. La exposición, que permanecerá abierta hasta el 7 de junio —con visitas guiadas y entrada gratuita este fin de semana—, acoge obras de artistas como Paco Cao, Carolina Caycedo, Muntean&Rosenblum, Shirin Neshat, Marina Núñez, Jenny Holzer, la cineasta Chus Gutiérrez o los leoneses Dora García, Chus Domínguez y Luis Melón. Hay múltiples guiños y referencias a León, como en las obras sobre Riaño de Abelardo Gil Fournier y Manolo Laguillo, el barrio de Corea —vinculado a la arquitectura franquista de los 50—, el ‘libro de semillas’ (río Bernesga), la obra Capital de Daniel Andújar —con imágenes de los nazis en León, de mineros o del ferrocarril—, las cuencas mineras, en la obra de Carmen Nogueira, las fotos de despoblación de Javier Ayarza o miles de puntos con los que Melón denuncia los desahucios.

El trabajo del Centro de Documentación del Musac se visibiliza por primera vez en una muestra que también rescata los dibujos realizados por un vigilante del museo a propósito de una exposición dedicada al colonialismo.

Entre las obras más llamativas un kiosco con publicaciones inventadas, instalado en el Laboratorio 987, de Francesc Ruiz; Las emociones barrocas, de Néstor Sanmiguel; las fotos africanas de Pieter Hugo sobre un adiestrador de hienas; la película El veneno del baile, de Paco Cao; las plazas coloniales de Bruno Marcos; las tierras agrícolas de León extendidas en cuadrículas a modo de guiño a la fachada del Musac; la obra Cajafonía, hecha con cartones; o el intento de Asunción Molinos por reflejar en un currículum las habilidades de un agricultor. Una exposición que, según Olveira, es un balance en el que el Musac da cuenta de 15 años de trabajo.

El Musac hace discurso de su colección