sábado 31/10/20
Con solera

El Musac, objeto de deseo de otros museos

Las obras de Vasconcelos, Dora García, Shonibare, Fernando Bryce y Mehret han viajado de León a medio mundo
‘Buenos Aires Tour’, de Jorge Macchi. MUSAC

Son la ‘joya de la corona’ del Musac. Un puñado de obras, de artistas como Joana Vasconcelos, Dora García o Yinka Shonibare, se han convertido en el objeto de deseo de otros museos. Piezas que han expuesto el Louvre, el Thyssen o el Reina Sofía.

Una de las ‘estrellas’ es el famoso Burka de la portuguesa Vasconcelos, que se ha exhibido en varias ocasiones en el Musac; recientemente, en Cinco itinerarios con un punto de vista, con la que el museo ha tirado de ‘fondo de armario’ para conmemorar sus quince años de historia.

‘Burka’, de Joana Vasconcelos. MUSAC

También la obra Black Independent Heart se expuso en Versalles en 2012, con la que Vasconcelos se convertía en la primera mujer —antes de ella lo hicieron Jeff Koons, Xavier Veilhan y Takashi Murakami— en exhibir su creación en los aposentos reales franceses. Y I’m your mirror, propiedad del Musac y obra de la misma artista lusa, se ha paseado por el Guggenheim de Bilbao, el Museo Serralves de Oporto y el Kunsthal Rotterdam de los Países Bajos.

Otra de las piezas del Musac más codiciadas por los museos es 100 obras de arte imposibles, de la vallisoletana de nacimiento y leonesa de corazón Dora García, que ha viajado al Louvre, a la Fondation D´Enterprise Ricard de París, a la Oficina para proyectos de Arte de Guadalajara (México), al Thyssen Bornemisza, al Reina Sofía y al Centro de Exposiciones de Montevideo.

El Dorian Gray, del británico de origen nigeriano Yinka Shonibare, un artista muy reconocido que utiliza estampados coloristas de los tejidos africanos en la mayoría de sus creaciones, ha sido cedido por el Musac temporalmente a Guadalajara (México), el DA2 de Salamanca y la Art Gallery de Londres.


‘Dorian Grey’, obra de Yinka Shonibare. MUSAC

Entre las obras más ‘viajeras’ figura Kolonial post, del peruano Fernando Bryce. ‘Análisis mimético’ se denomina el método de trabajo que aplica Bryce —sobrino del escritor Bryce Echenique— y que consiste en copiar a mano, en tinta sobre papel, textos e imágenes tomadas de revistas, panfletos políticos, carteles y periódicos de archivo. Así, ha plasmado en sus obras momentos de la historia reciente como la revolución cubana, la guerra civil española o la Segunda Guerra Mundial.

El ranking de los cinco artistas más apreciados ‘fuera’ lo cierra la etíope Julie Mehretu, cuya obra Zero Canyon ha sido reclamada por la Fundación Botín, el Ivam de Valencia y el Centro Atlántico de Arte Moderno de Las Palmas de Gran Canaria.

A los cinco anteriores hay que añadir al salmantino Enrique Marty, cuyas obras han estado presentes en exposiciones en Japón o Argentina; Jorge Macchi, con varias obras del Musac que han viajado a México, Argentina, Japón, Salamanca o Castellón; y Marina Núñez, de la que el museo leonés ha cedido temporalmente piezas a Córdoba, Valladolid, Lleida, Budapest, Argentina, Bilbao o Madrid.

La vuelta al mundo

La colección del Musac ha dado la vuelta al mundo, de Estambul a La Habana, pasando por Sao Paulo, Tokio, Londres, Austria, Australia, Budapest, Buenos Aires, Nueva York... Desde el centro de arte contemporáneo de Eras de Renueva han salido con dirección a otros museos más de 1.300 obras de arte.

En 2012 Barcelona pidió la colección asiática del Musac, que está considerada la mejor del país. La Ciudad Condal exhibió así Acortando distancias. Panorama asiático en la Colección Musac, con una veintena de obras de once artistas cedidas por el museo leonés. Aparte, el Musac ha organizado más de una treintena de exposiciones en otros museos y otros países.

El Musac, objeto de deseo de otros museos
Comentarios