miércoles 8/12/21
HOMENAJE

La música leonesa se reúne para honrar el legado de Manuel Tejada

El Albéitar acoge hoy un recital de trece grupos y la proyección de un audiovisual
Manuel Tejada

Manuel Tejada era la transversalidad cultural o nada. Innegociable. Un disco de La Paquera de Jerez para degustar con su amigo de alma Pepe Tabernero o un autobús de última hora para llegar con el tiempo justo a un Conciertos Invisibles del colectivo Laika, en Valladolid, de quién sabe, quizá Matt Elliott... Pónganle, por favor, como remate a todo plan algún concierto.

Tenía también la habilidad para cargarse de revistas, fanzines y cualquier artefacto de esos que se ofrecen en cualquier estante y que él veía antes que nadie. Ahora, eso sí, si, por ejemplo, pasaba por la tienda de discos CD Drome, de Madrid, ahí se daba miedo a sí mismo. Recaía con gusto en su costumbre de comprar discos y se peleaba con su bolsillo, con esa cartera inexplicable que era un cartón de leche reciclado en monedero. Hagan la prueba a ver si les sale.

A él, las cuentas no le salían, en su bolsillo, como a todos, pero su colección crecía y aquello ya era una especie de Diógenes exquisito y selectivo. Por eso, ahora que en la Universidad de León se puede disfrutar de su legado en el Aula Manuel Tejada, que es La Habitación de Manuel, hay tantas cosas que tienen sentido como otras que no, como es la de que no esté.

Pepe Tabernero, el día que se inauguró, con la presencia de los padres y hermanos de Manuel, lo dijo con puntería: «Era un especialista generalista». Y sí, por sus gustos, pero más por su autoexigencia cultural, circulaban las propuestas más dispares. Porque, volvamos a la música, era capaz de disfrutar (y de llevarte) a un concierto de Esplendor Geométrico, y al rato, a una actuación de un tipo solo con una guitarra, para qué amplificada, sino simplificada. Buscaba las esencias y por eso encontraba tantas satisfacciones en las cosas que sólo son perceptibles a los ojos de los sensibles. Aunque fue músico, era el no músico más músico de León. En fin, un lío de canciones que llevaba por las calles de la ciudad a paso rápido. Y así, unos cuantos músicos de León se reúnen hoy en torno a su recuerdo. Para dejar canciones como flores, esas que tanto le gustaba regalar a Manuel, como también adoraba el otoño berciano, del que admiraba sus colores.

Y será un repertorio heterodoxo y luminoso como la luz de León de la que tanto presumía en los días de invierno. Será un track list de la música que está por llegar, de la que ya está y de la que hubo en otros tiempos cuyos acordes aún perduran. De Arsel Randez y Carlos Arede a Dandy Roll; Juan Marigorta, Mario Álvarez o Fabián. Discurriendo por Rob DeLion. Con Brutos Sekos, Los Positivos, Ópera Prima o Rafaria Montecristo. Con irrupciones como Tambor. Abriendo paso Fibonacci, previa proyección de un audiovisual, para desembocar en el principio: Los Boogies, el grupo en el que tocó Manuel.

Hay muchos puntos en común. Y todos conducen a Manuel Tejada, que resume a la perfección aquello de que los clásicos serán siempre modernos. Él lo consiguió.

Lugar: Teatro El Albéitar.

Hora: 21.00.

Entrada: gratuita.

La música leonesa se reúne para honrar el legado de Manuel Tejada
Comentarios