miércoles 14/4/21
Libros

Nacho Ares, detective de la historia

La momia del Titanic, mensajes encriptados de la antigua Grecia, la pandemia en tiempos del faraón Amenofis III o un relato de ovnis de hace 3.500 años son algunos de los episodios que rescata el leonés Nacho Ares en ‘La historia perdida’.
Foto: FERNANDO OTERO

«Siempre me han gustado los enigmas de la historia», confiesa el egiptólogo leonés Nacho Ares. El escritor y director del programa Ser Historia rescata ahora uno de sus primeros libros. En 2003 apareció en dos tomos, lo ha reescrito en uno con nuevos episodios. Prácticamente, solo ha respetado el título, La historia perdida. La obra reúne medio centenar de aventuras fascinantes, como la desaparición de la escritora de misterio Agatha Christie, la polémica sobre la autenticidad de la Dama de Elche o cómo el historiador Champollion consiguió descifrar la escritura jeroglífica a partir de la piedra de Rosetta hace casi dos siglos —se cumplen en 2022—.

La historia perdida es uno de los tres únicos libros, junto con La arqueología de los dioses y La princesa de Éboli, en los que Ares ‘aparca’ la egiptología para sumergirse en otros períodos de la Historia. En esta reedición (editorial Edaf), el autor sigue la pista de enigmas como el papiro Magdalen Greek-17, un uncial bíblico, o la verdad de Piri Reis, el almirante turco que ‘cartografió’ la Antártida, así como la terrible maldición de los Austrias.

Historias fascinantes para el público curioso que es seguidor de los programas de Ares y del podcast Dentro de la pirámide, que el leonés inició a raíz de la pandemia. El escritor, que trabaja actualmente en una nueva novela ambientada en el antiguo Egipto que verá la luz el próximo año, también dedica un capítulo de La historia perdida a los templarios, un tema inagotable. En otro episodio aparece uno de los personajes favoritos de Ares, Christopher Marlowe, escritor y espía y recientemente reconocido como coautor del drama Enrique VI junto a Shakespeare.

Otro personaje fascinante que se cuela en el libro es el músico Paganini, poseedor de una técnica y un dominio del violín tan asombroso que circuló la leyenda de que había hecho un pacto con el diablo. Llegó a poseer dos Stradivarius, dos Amati y un Guarnerius, su favorito.

Ares se sumerje en la historia como un detective y desvela cómo los mensajes encriptados se usaban ya en la Grecia antigua; al mensajero le rapaban el pelo y le escribían el texto en el cuero cabelludo, de forma que en pocos días, cuando le crecía el cabello, quedaba oculto ante un eventual registro. O cómo el cambio de ciudad en la época de Akenatón está relacionada con una epidemia de peste.

Uno de los capítulos más sorprendentes es una estela de la época de Tutmosis III que relata una batalla contra los nubios y cómo los egipcios vencieron gracias a la aparición en el cielo de un extraño «círculo de fuego». Los guerreros son ‘atacados’ por una luz que se posa sobre ellos. Los investigadores hablan de un cometa, un meteorito e, incluso, un ovni.

El libro, que rescata pasajes sorprendentes desde la Prehistoria hasta el siglo XXI, aborda la relación de un personaje tan odiado como el conde-duque de Olivares con magos y videntes y cómo el valido del rey realiza un extraño rito en un altar para dejar embarazada a su mujer.

El Museo Británico exhibe la tapa de un ataúd egipcio que perteneció a una mujer de la nobleza. Se la conoce como ‘la momia de la mala suerte’. El periodista William T. Stead, que viajaba a bordo del Titanic y no sobrevivió, contó en el barco una historia sobre la momia y aseguró que era transportada en la bodega del trasatlántico. De ahí que, desde entonces, algunos creyeran que la maldición de la momia fue la causa del hundimiento del Titanic.

Nacho Ares, detective de la historia
Comentarios