jueves. 07.07.2022

«Nada supera a la magia en directo»

Es el gran mago de las redes sociales pero adora el escenario. Borja Montón, leonés, llega al Festival de Magia avalado por una trayectoria que pese a su juventud le convierte en el gran referente de lo que vendrá en torno a este viejo arte.
Borja Monton_11140740
El mago leonés Borja Montón, que actuará en los próximos días en el Teatro San Francisco durante el Festival de Magia. DL

Aquí, al levantar la chistera, aparece un mago. Luego, un experto en marketing online; detrás, un empresario de Internet; el director del Instituto de Magia, una escuela virtual con una comunidad de 700.000 usuarios, un presentador de televisión con algo de showman. Así, en fila, todos son uno: Borja Montón (León, 1991). ¿Cómo lo hace? A veces, será como uno de sus mejores trucos: cuestión de ilusión.

Borja Montón estará en el Festival de Magia en el Teatro San Francisco del 25 al 30 de este mes en diferentes sesiones. Y, entonces, junto a todo lo anterior, ejerce de leonés: «Durante los próximos días, León se convierte en algo más que la capital mundial de la magia. Yo creo que todo lo que hay es de record Guinnes. Y los compañeros que saben que soy de León, me lo comentan fascinados. Todos quieren venir», asegura.

Pero el que estará aquí será él, y en este caso lo lleva al terreno de los sentimientos: «Estar en el teatro de mi ciudad va a ser emocionante», afirma.

Con esos principios parece seguro que Borja Montón será profeta mago en su tierra a base de «conseguir llegar a las esencias de la magia. Es lo que a mi me interesa. Mi punto de vista sobre la magia es el que se dirige al terreno de las emociones, el que a través de un imposible consigue emocionar al público que te está viendo», afirma.

Después de esta definición en abstracto, que podría llevar a pensar en cierta bohemia, resulta que Montón desarrolla una actividad que dentro de lo creativo se basa en el pragmatismo de las nuevas tecnologías. Podría ser otra historia, pero en su caso ha sabido llevarlo todo a una interconexión de actividades en las que se presume hasta una buena rentabilidad.

«Descubrí pronto que las nuevas tecnologías son el último punto de vista sobre la magia. Pensando en acercar la magia a todos los lugares supe que se podría enseñar desde casa. Que a través de la cámara, sea cual sea, se podrían intercambiar conocimientos y aprender. La magia a través de la cámara tiene todas las posibilidades como espectáculo de cerca», relata. Así es como llega a crear el Instituto de Magia, un negocio que funciona, que tiene una comunidad de 700.000 usuarios desde el canal Domina la magia, y que en el centro virtual ya ha enseñado a más de 2.000 alumnos por todo el mundo. Es en este momento cuando muestra otra de sus destrezas: «Yo sé que no soy el mejor mago, pero si conozco a los mejores y les traigo a mi instituto y enseñan ellos lo que tan bien saben, les contrato y dan clases o conferencias, todos salimos beneficiados», remarca. «Pero en el fondo ha sido todo una evolución. El paradigma va cambiando. Y la mayoría de los magos hemos vivido ese proceso: de los libros al VHS, luego al deuvedé y, por supuesto, ahora estamos en el mundo online, porque ya no es el futuro sino el presente», añade con clarividencia.

De esta forma, el mundo de la enseñanza perdió a un profesor de Educación Física, que fue lo que estudió de manera convencional. Pero el del espectáculo ganó a un mago que hacía sus pinitos en petit comité en El Cafetín, cuando se juntaban un grupo de amigos que querían poner en práctica lo que de manera autodidacta iban aprendiendo. Y en esos diversos frentes es en donde radica la magia personal de este leonés, con don de gentes, que mezcla su intuición y sus conocimientos como si todo fuera una coctelera aprovechable.

Y con todo esto que se ha dicho, sin que suene a contradicción, tiene una frase de lo más rotunda: «La magia en directo es insuperable». Se refiere Montón a todo ese conjunto de estudio, esfuerzo, contacto con el público con contenidos escénicos, actitud de showman y demás técnicas para que la magia sea un gran espectáculo.

A eso ha llegado este aún joven leonés que estudio en Maristas y vivió en Eras hasta la adolescencia. De aquellos años infantiles a los de hoy en día en los que se comunica vía online no ha pasado tanto tiempo, pero nada tienen que ver. En este mundo invadido por youtubers, él se queda con lo mejor. «Yo no me considero youtuber, pero cuando me lo llaman no me parece mal. Para mi es la herramienta con la que puedo enseñar magia a la gente que empieza», matiza.

En cuanto a la cuestión de un mundo como ese, tan sobrepoblado y tendente a lo friki, Borja Montón también lo tiene claro: «Es un mundo muy grande como para poder definirlo. Y hay de todo. Sí me pasó que al principio cuando exponía mi proyecto veía caras como diciendo: otro más que se sube al carro a ver si no da palo al agua», dice. «Cuando vieron que todo iba cobrando sentido y que funcionaba, se convencieron solos», remata. «Que los mejores magos estén en nuestro instituto no es casualidad. La magia no es una cosa antigua, y las redes sociales contribuyen a renovarla», sentencia.

«Nada supera a la magia en directo»
Comentarios