martes 20/4/21
Cine

Noche de Goya sin nominados

La gala del cine español se celebrará sin la presencia física de sus 178 candidatos en una cita «elegante y sobria», escrita y presentada por Banderas y María Casado
Antonio Banderas, gran promotor de la celebración de la gala de los Goya, ayer en Madrid. MARISCAL

Los Goya se celebrarán sin la presencia física de sus 178 nominados. Los candidatos a la estatuilla participarán de forma telemática en una gala «elegante y sobria», escrita, dirigida y presentada por Antonio Banderas y María Casado, que contará con las actuaciones de Aitana y Vanesa Martín.

No habrá entrega de ‘cabezones’, ni alfombra roja al uso. Tampoco hará acto de presencia ninguno de los 178 nominados. Sí estarán, en cambio, los actores y directores que irán desvelando los nombres de los galardonados. Así se han reinventado los 35 Premios Goya para sortear los problemas derivados de la tercera ola de coronavirus que azota España. La gala sigue en pie: se celebrará el 6 de marzo, en el Teatro Soho Caixabank de Málaga, y la organización ya está trabajando para que los candidatos a las estatuillas participen de forma telemática. «A través de los sistemas de videollamada a los que todos nos hemos acostumbrado ya», explicó Antonio Banderas, «los afortunados podrán agradecer y celebrar el galardón desde sus casas». El actor dirige, escribe y conduce la entrega junto a la periodista María Casado. Una ceremonia que, según adelantó su compañera, «será elegante, sobria y, aunque no lo pretendamos, emocionante».

Fórmula segura
El planteamiento de la entrega asegura su celebración con las actuales restricciones

Emocionante porque el silencio sepulcral de un teatro vacío se impondrá a las risas, los gritos y los aplausos de otros años, pero también porque, como recuerda Banderas, «muchos compañeros nos han dejado antes de tiempo». Todo eso, de alguna manera, estará sobre las tablas «sin necesidad de buscarlo», aventura sobre una ceremonia que huirá de la grandilocuencia y la fanfarria. «Partimos de la simpleza -expuso Banderas-. Queríamos hacer una gala muy suave y comedida. Tiene cierta austeridad, pero si quieres ser elegante tienes que tener mesura». Por otro lado, al no haber público en la platea, la pareja hablará directamente con las cámaras y, por ende, el espectador. Con una duración de «poco más de dos horas», la entrega servirá de homenaje y reconocimiento no solo al cine español, sino también al público, que durante esta difícil temporada «ha convertido sus casas en patios de butacas», apostilla Casado.

Todo por el público
Barroso, presidente de la Academia, asegura que el espectáculo televisivo está garantizado

Mariano Barroso, presidente de la Academia de las Artes y de las Ciencias Cinematográficas, fue el encargado ayer, minutos antes, de anunciar la importante decisión que había tomado la junta directiva -inicialmente sí iban a estar presentes los nominados-, durante su intervención en la rueda de prensa para presentar la gala. La frase más repetida fue ‘a día de hoy’ porque el escenario y las medidas cambian casi cada día. No parece, eso sí, que suspender la gala haya estado sobre la mesa. «Creemos que es necesario hacer lo posible para celebrar los Goya y reconocer el esfuerzo de todos nuestros compañeros», comenzaba Barroso. «La entrega de los premios son dos cosas: una fiesta de encuentro entre los miembros de la industria y un programa televisivo. Lo primero no lo podemos hacer, pero lo segundo, para nuestro público, sí», aseguró.

Noche de Goya sin nominados