martes. 05.07.2022
Patrimonio

Nuevo diagnóstico para el arco de triunfo de la Catedral

El Instituto del Patrimonio Cultural de España vuelve a llenar de andamios el trascoro Tras dos años de análisis ha optado por nuevas pruebas antes de restaurar
                      El espectacular andamiaje rodea ya el trascoro de la Catedral de León. RAMIRO
El espectacular andamiaje rodea ya el trascoro de la Catedral de León. RAMIRO

No es fácil eliminar siglos de suciedad. El Instituto del Patrimonio Cultural de España (IPCE) lleva desde 2019 haciendo análisis al trascoro de la Catedral de León. En teoría, la restauración tendría que haber comenzado hace tiempo. Sin embargo, los andamios que ya rodean esta construcción monumental diseñada por Esteban Jordá y Juan de Juni en 1577 serán para llevar a cabo más pruebas.

La mugre ha quitado lustre al trascoro de la Catedral, una joya renacentista. La suciedad impide ahora contemplar el brillante alabastro y los dorados del arco de triunfo construido para ‘arropar’ el coro. El Instituto de Patrimonio Cultural, que va a sufragar la restauración —presupuestada en 60.000 euros—, escaneó por completo este arco de triunfo y realizó un informe de más de 200 páginas. Los nuevos sondeos en el trascoro durarán cuatro meses. De momento, no hay fecha de inicio de la rehabilitación.

Los autores

Durante años los historiadores han debatido sobre la participación de Juni en el trascoro. Su prematura muerte le impidió cumplir el encargo de la natividad de Nuestra Señora y las figuras de San Pedro, San Isidro y San Froilán. Sin embargo, la participación de Juan de Juni en este conjunto escultórico parece ya fuera de toda duda. Los expertos consideran que a él pueden atribuirse los profetas y tres sibilas.

El trascoro de la Catedral ha pasado por varias etapas hasta su culminación en la actual estructura arquitectónica. Sus orígenes se remontan al año 1529, durante el episcopado de Pedro Manuel. Es entonces cuando, según todas las fuentes, se pone en marcha el proyecto, que en un primer momento sigue el diseño realizado por Juan de Badajoz el joven. También los escultores franceses Angers y Doncel, que ya habían colaborado en San Marcos, participan en el programa iconográfico, así como en los paneles ornamentales del trascoro.

El trascoro cambia de lugar

En el año 1534 se concluye la primera fase constructiva. En aquel momento ofrecería el aspecto de una estructura arquitectónica adintelada. El segundo gran impulso del trascoro llega en 1562, con la pretensión de mudar el espacio coral al centro de la nave, con lo que lo el antecoro pasa a ser trascoro. Baltasar Gutiérrez eleva la construcción con el arco y el añadido del arquitrabe dórico, decorado con triglifos y metopas. Hacia 1574 se inicia la ornamentación escultórica del conjunto y en 1575 tiene lugar un concurso para realizar el Crucificado que coronaría el arco de triunfo. Juan de Juni se presentó, pero se eligió la talla de Bautista Vázquez, entre otras razones, porque era de mayor tamaño. La estructura queda concluida en 1585 con la policromía llevada a cabo por Bartolomé de Carrancejas.

Como dato curioso, el hecho de que su proceso de construcción se prolongara desde 1529 hasta 1585 propició que en su piedra y alabastro quedara grabado el proceso dialéctico sufrido por la Iglesia. Así, la influencia de la doctrina tridentina surgida de la Contrarreforma quedó inmortalizada en la iconografía del trascoro.

En el célebre Catálogo Monumental de León, de Manuel Gómez Moreno, el historiador destaca su brillante barroquismo «lleno de carteles, frutas, niños, figurillas paganas desnudas, mujeres con palmas recostadas en las enjutas, profetas, el árbol de Jesé y, en los frisos, multitud de figurillas desarrollando escenas bíblicas.

El IPCE, dependiente del Ministerio de Cultura, no solo es el benefactor del trascoro. Recientemente ha llevado a cabo la restauración de dos piezas excepcionales del Museo de la Catedral de León, la María Magdalena de Gaspar Becerra y un sagrario del XVI con cinco tablas atribuidas a los mismos artistas del célebre retablo de Valencia de Don Juan.

Nuevo diagnóstico para el arco de triunfo de la Catedral
Comentarios