domingo 22.09.2019
ARTE EN LA CIUDAD

Los nuevos inquilinos de Botines

La pinacoteca del museo supera las 160 obras con Tapies, Saura, Dalí y Zobel
Los diputados Ana Arias y Nicanor Sen. MARCIANO PÉREZ
Los diputados Ana Arias y Nicanor Sen. MARCIANO PÉREZ

El infierno está en Botines. También el purgatorio y el paraíso. Aunque Dalí nunca llegó a conocer personalmente a Gaudí, jamás dejó de admirarle. Ahora el genio del surrealismo se ha convertido en ‘huésped de honor’ del edificio diseñado por el arquitecto catalán en 1891. Las ilustraciones que Dalí realizó en 1965 para La Divina Comedia de Dante, por encargo del gobierno italiano, con motivo del 700 aniversario del poeta y que finalmente fueron rechazadas, reinan ahora en una de las seis salas que acaba de inaugurar Botines. Con ellas se completa la segunda fase de la musealización de la pinacoteca. Las xilografías dalinianas están estratégicamente ‘colgadas’ frente a la célebre serie de Los caprichos de Goya.

 

La tercera planta del inmueble reúne 163 obras, que comprenden cinco siglos de arte, del siglo XV al XX. A maestros como Goya, Sorolla o Madrazo se unen ahora los nombres más relevantes de las vanguardias y los artistas más representativos del arte español del siglo pasado, hasta los años setenta, incluida una sala dedicada íntegramente a los autores leoneses, como Vela Zanetti —leonés de corazón—, Luis García Zurdo o Castorina.

 

La España negra y atávica, los años anteriores a la Guerra Civil, las vanguardias, la modernidad y el Equipo Crónica están representados por artistas de la talla de Álvaro Delgado o Delhy Tejero —miembro destacado de las ‘Simsombrero’ e injustamente olvidada—, así como por obras firmadas por Cuixart, Guinovart, Tápies, el grupo El Paso, el grupo Cuenca, Zobel, el citado Dalí, Chillida, Feito o Eduardo Arroyo. Más de ochenta nuevas obras permiten un recorrido cronológico por el siglo XX. Unos fondos que «completan la laguna de otros museos», según Jorge Luis García Vázquez, presidente de la Fundación Obra Social de Castilla y León (Fundos), que gestiona Botines, y una de las «mejores colecciones» de la comunidad autónoma, en su opinión.

Miembros de Fundos, el alcalde José Antonio Diez, el jefe de la oposición Antonio Silván y concejales en la inauguración de las nuevas salas. MARCIANO PÉREZ

Las seis nuevas salas llevan por título: Las Vanguardias Históricas, La Recuperación de la Modernidad, Dalí y la Divina Comedia, Abstracción e Informalismo, La Nueva Figuración y Autores Leoneses Contemporáneos.

 

Fundos posee más de 5.000 obras, todas ellas catalogadas y depositadas en almacenes, que en un futuro se mostrarán en exposiciones temporales, como la que previsiblemente dedicarán a la artista zamorana Delhy Tejero.

 

El alcalde de León, José Antonio Diez, afirmó ayer que «Fundos ha logrado que el Museo Botines sea un hito» y expresó la disposición del Ayuntamiento para poner en marcha paquetes turísticos que promocionen el edificio de Gaudí y su contenido. «Hay edificios que merecen una visita a una ciudad; es el caso de Botines», dijo.

 

Fundos prepara «una sorpresa» —todo apunta a que se trata de un mueble, descubierto recientemente—, que cambiará la idea de que Botines es una «obra menor» de Gaudí.

Cuadro de Feito . MARCIANO PÉREZ

Los nuevos inquilinos de Botines
Comentarios