miércoles. 06.07.2022
en clave de humor

Una obra de teatro que lucha por el futuro de los pequeños pueblos

La muy viajera ‘No hay pueblo sin boñigas’ se representa el día 23 en Mansilla de las Mulas .
Dos instantes en la puesta en escena de este divertido y a la vez muy crítico montaje.

«Los pueblos no valen para nada, ¡fuera! Ni juntas vecinales ni concejos. ¿Para qué queréis el campo si ya tenéis televisión, con miles de canales para elegir el paisaje que os apetezca? Hasta os hemos puesto Internet para que os metáis en los ordenadores ¡y eso cuesta dinero!».

Lo dice ‘La del casco’, uno de los personajes de No hay pueblo sin boñigas, sin duda alguna el montaje teatral más viajero contemplado en los últimos tiempos en esta tierra. Sus responsables, el grupo ConTesta Teatro, han recorrido con él una gran variedad de comarcas leonesas, de la Montaña a las Riberas, de Omaña al alfoz capitalino; y su próxima cita será el 23 de este mes en la Casa de Cultura de Mansilla de las Mulas, a las 18.00.

El inspirador de este texto de creación colectiva, el activista social, dramaturgo y escritor Ramiro Pinto, recuerda que No hay pueblo sin boñigas es «una obra crítica, en clave de humor, en defensa del mundo rural y de la forma de gobernarse de nuestros pueblos a través de sus juntas vecinales y concejos. Se trata de una obra construida con muchísimo cariño y respeto, pero también una llamada a tomar conciencia de la importancia y de la necesidad que tienen nuestras zonas rurales de una autonomía que es esencial para su supervivencia y también para la de todos nosotros».

A través de una vaca, una gallina, una campesina presidenta de una junta vecinal y una mujer rica y elegante, la obra despoja de máscaras a muchas palabras que en forma de decretos están expoliando los pueblos. Y aunque el problema resulta especialmente hiriente en León, Pinto habla de la universalidad del asunto al comentar que, «cuando la obra ha sido vista por gente de Guadalajara, piensan que cuenta la historia de sus pueblos, y lo mismo ha pasado con un chino que vio el montaje, es justo lo que está sucediendo en el medio rural de aquel país».

El espectáculo, en concreto, está protagonizado por Sandra Sánchez, Elena Fernández, Alfonso Morán y Dania Duna bajo la dirección de Yolanda Prieto.

Una obra de teatro que lucha por el futuro de los pequeños pueblos
Comentarios