lunes. 15.08.2022
                      Las Juventudes Musicales, ayer, durante el concierto. FERNANDO OTERO
Las Juventudes Musicales, ayer, durante el concierto. FERNANDO OTERO

La Orquesta y la Banda de las Juventudes Musicales ofrecieron ayer un concierto en el Auditorio que supuso el brillante colofón a la temporada y curso, por lo que junto a la calidad musical de la interpretación se sumó el momento emotivo que más que despedida es un hasta pronto. Aunque la tradición marca que los conciertos de junio cierran la temporada de clases y audiciones del curso, «en estos dos últimos años, con la pandemia, hemos estado trabajando durante todo el año», había explicado Juan Luis García, responsable de tantas actividades musicales con estas y otras agrupaciones e iniciativas en León. De hecho, todos ellos de alguna u otra manera siguen en contacto asistiendo a cursos y conciertos durante el verano.

La Orquesta homenajeó la obra de Mozart. Con la Sinfonía n.º 1 en Mi Bemol Mayor, que escribió en 1764 con tan solo ocho años de edad. También se pudo oír la Sinfonía n.º 6 en Fa Mayor, también de Mozart.

Por su parte, la banda interpretó el pasodoble de concierto Música y vinos, compuesto en 2016 por Manuel Morales. Posteriormente, Los últimos días de Troya (2018) de David Rivas Domínguez, que narra momentos de la Guerra de Troya.

El poderío musical de las JJ MM se impone en el Auditorio
Comentarios