jueves 22/4/21

Polla en México y polilla en Perú: lo diverso que une al idioma español

¿Qué haces en España si tus amigos mexicanos te proponen salir a chupar unas pollas? ¿Se puede perder la virginidad con una polilla? Son dos ejemplos de «interferencias comunicativas» que autores en español de ambos lados del Atlántico han reunido en un libro que celebra la diversidad y la unidad.

Lo uno y lo diverso. La riqueza del idioma español (Espasa) es el resultado de una invitación del Instituto Cervantes a autoras y autores de diferentes países del mundo hispanohablante a abordar algún aspecto lingüístico que les haya llamado la atención para mostrar la diversidad que enriquece la lengua común. Un libro que fue presentado ayer en el Instituto Cervantes por su director, Luis García Montero; la directora editorial de Espasa, Ana Rosa Semprún, y los escritores Marta Sanz y Fernando Iwasaki.

«Maestra, ¿quiere venirse hoy con nosotros a chupar unas pollas por ahí?» le propusieron unos alumnos mexicanos a su profesora española Marta Sanz, a quien tuvieron que aclarar que era lo que en Madrid se llama tomar unas copas. Es una anécdota que la escritora ha incluido en este libro y que, ha explicado en el acto, demuestra que cada comunidad necesita construir «su propio código secreto para peculiarizarse».«Todos tenemos experiencias de interferencias comunicativas y tendemos a generalizar esas pequeñas diferencias. Nos sirven no solo para hacer unas risas, sino que se generalizan como estereotipo nacional», ha indicado.

Algo que puede ocurrir con la palabra «polilla», que coloquialmente en Perú significa «prostituta». Por eso, la respuesta es sí: se puede perder la virginidad con una polilla.

Fernando Iwasaki se ha centrado en «los nombres del huevo» que, dice, son «un huevo de nombres».

Polla en México y polilla en Perú: lo diverso que une al idioma español
Comentarios