sábado. 03.12.2022
                      DL6P43F2-18-29-03-3.jpg
DL6P43F2-18-29-03-3.jpg

Enrique Dorda (1869–1949), fue uno de los mejores retratistas al pastel de su época. A los trece años ya se encontraba estudiando en Madrid, en la Escuela Especial de Pintura, Escultura y Grabado, más conocida como Escuela de Bellas Artes de San Fernando. Una vez finalizados sus estudios, su vida transcurrió entre París, Biarritz, San Sebastián y Bilbao, con frecuentes viajes a la capital de España para exponer y retratar a la familia real y a la alta sociedad del país. Tras una breve estancia en La Habana en 1927 viajó a Nueva York donde acabó por instalarse. Allí adquirió gran fama como retratista, figurando entre sus modelos cantantes de ópera como Lucrezia Bori y estrellas de Hollywood como Greta Garbo, Marlene Dietrich o Katherine Hepburn... Todos estos detalles y muchos más, y de manera ampliada, conforman el libro El pintor Enrique Dorda. De León a Nueva York. Editado por el Museo de León, este trabajo de investigación de Pablo Monserrat Gago compone un formidable y minuicioso paisaje sobre la vida de Dorda. Y así se destaca que se trata de un un artista prácticamente desconocido hasta que se inician estos movimientos de recuperación de su figura como parte trascendente de la cultura en España. Se da la garantía de que con Dorda las fuentes amplían aún más su valor.

Precoz, genio, aventurero e injustamente olvidado
Comentarios