miércoles 28/7/21
Patrimonio histórico

Premio al sueño de las ruinas

La rehabilitación del Monasterio de Eslonza, obra del estudio de arquitectos Rodríguez Valbuena, ha logrado uno de los cinco premios europeos de Intervención en el Patrimonio Histórico. El proyecto, con una inversión de 200.000 euros, lo sacó de la lista roja de Hispania Nostra
RODRÍGUEZ VALBUENA

El estudio de arquitectos Rodríguez Valbuena, formado por Andrés Rodríguez Sabadell y Susana Valbuela Rodríguez, ha sido ganadora en la quinta edición del premio europeo de Intervención en el Patrimonio Histórico, un galardón que comparten con otros cinco profesionales de Francia, Bélgica, Suiza y Finlandia. El proyecto ganador ha sido la consolidación del monasterio de Eslonza. Primero nuestro proyecto de San Pedro de Eslonza fue seleccionado entre los 16 mejores proyectos europeos de intervención en el Patrimonio Arquitectónico entre más de 200 participantes.

La intervención supuso el uso del patrimonio como impulso en la recuperación de una comarca sumida en el total abandono y en riesgo extremo de despoblación y exclusión social. El monasterio, en situación de ruina absoluta, tenía sus restos entre los escombros invadidos por la vegetación, despojado de todo el esplendor anterior. Estaba además mimetizada en el entorno natural por lo que el proyecto se redactó bajo la premisa de la integración paisajística y la conservación de la serenidad circundante. Con el objetivo de permitir las visitas turísticas en condiciones de seguridad se recuperó la traza original, se instalaron aperos de madera en los huecos de paso, recuperaron el nivel de los pavimentos originales con áridos que permitieran la circulación e incluyeron una discreta señalización con carácter didáctico.

Destaca Andrés Rodríguez Sabadell que el suyo ha sido el proyecto español mejor valorado. «Nos sentimos ganadores por estar incluidos en este pequeño grupo con una intervención tan ajustada económicamente realizada sobre un territorio tan necesitado de visibilidad», asegura. Asimismo, los arquitectos subrayan que para ellos, San Pedro de Eslonza es un símbolo de un territorio maltratado por la despoblación y la falta de oportunidades que puede encontrar en la cultura un motor de dinamización económica y social.«Desde el primer momento nos hemos sentido representantes de una provincia que necesita poner en valor su magnífico patrimonio arquitectónico», añaden

Las obras en el monasterio han sido posibles gracias a la conjunción de la Diputación y el ayuntamiento de Gradefes. La institución provincial invirtió 180.000 euros mientras que el ayuntamiento puso los 20.000 restantes. Este convento prerrománico de estilo mozárabe fue construido en torno al año 910 por el rey García. En el monasterio había una importante iglesia románica del siglo XII, un claustro plateresco del siglo XVI y un conjunto de tres fachadas barrocas que el pasado siglo fueron trasladadas a la ciudad de León, donde presiden hoy la iglesia de San Juan y San Pedro de Renueva. En las ruinas pueden identificarse cada una de las partes que componían el monasterio: iglesia, claustro, refectorio, cocina, nevera, almacén, fuente de agua canalizada y desaladero del pescado, etcétera. En su momento el segundo monasterio más importante, después de San Benito.


Imágenes de los planos del proyecto de intervención en el monasterio de Eslonza, que se ha alzado con uno de los premios europeos del Patrimonio

Premio al sueño de las ruinas
Comentarios