martes 17/5/22
                      El leonés Miguel Pérez, Trébol, con su bata de proyeccionista en la Universidad Rey Juan Carlos. DL
El leonés Miguel Pérez, Trébol, con su bata de proyeccionista en la Universidad Rey Juan Carlos. DL

Un fumeo italiano de 16 milímetros con equipo de largometraje, en cinemascope, un multikino de 35 milímetros con lámpara de xenón y un equipo de rebobinado de película son algunos «incunables» cinematográficos que desde el pasado 29 de marzo exhíbe la Facultad madrileña de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Rey Juan Carlos.

Se trata de una exposición de 32 proyectores y elementos del cinematógrafo leonés Miguel Pérez, Trébol, propietario de la colección con la que se inauguraron las jornadas El Cine de Antes. Hasta el 7 de abril la muestra permanecerá expuesta en el edificio de gestión del campus de Fuenlabrada.

Coordinada por el profesor del Aula Productora Audiovisual de la facultad, Vicente Sanz de León, la exposición ha contado con la colaboración del festival cinematográfico Luna de Cortos y de la junta vecinal de Veguellina de Órbigo, que han dado cobertura y apoyo para que ésta se llevara a buen término.

Después de las palabras de bienvenida, el decano de la facultad, Rafael Gómez, puso en valor estas piezas «únicas que pertenecen al pasado, pero son el origen del cine desde los hermanos Lumière». En el acto, con un público en su mayoría jóvenes estudiantes de la Universidad, intervinieron también el coordinador de la exposición, el profesor del aula productora de Audiovisual, Vicente Sanz de León, quién se congratuló de poder mostrar a sus alumnos estas «joyas, que indudablemente son una maravilla del cine, y además funcionan todas».

También intervino el director del festival Luna de Cortos desde la primera edición (2014), Bal Ferrero, que puso en valor esta amalgama de tesoros del séptimo arte. Desea que la colección de Trébol siga su rumbo. «Un día, esa era la intención, acabará siendo la parte fundamental de un museo nacional dedicado al cine con sede en Veguellina de Órbigo», deseo además que comparte Miguel Pérez. Es ya un clásico del Festival que los profesionales y artistas que asisten al Luna de Cortos, la mayoría son miembros de la Academia del Cine, realicen una visita a la sala de exposiciones y abogan por que esta colección esté en un museo, «que es donde debe de estar». Aseguram que «igual nos veremos obligados a poner el cartel: colección única de proyectores de cine, busca museo…», señaló Ferrero. Rodeado de alumnos de la facultad de Ciencias de la Comunicación que le fotografiaban y grababan, Pérez realizó un taller explicando el origen y funcionamiento de los 32 equipos que componen la pequeña muestra de la colección.

Los proyectores de cine de Trébol brillan en Madrid
Comentarios