lunes 18.11.2019
Lucía Santamaría Nájara escritora

«Quiero hacer que los estudiantes sean protagonistas de la historia»

Licenciada en Geografía e Historia y novelista de éxito, Lucía Santamaría es la artífice de un proyecto a través del cual los alumnos de Bachillerato se convierten en protagonistas de su nueva obra, ‘El secreto de Mascaret’. Ayer lo presentó en León, donde ha comenzado a investigar escenarios para incluir la ciudad en su iniciativa educativa.
«Quiero hacer que los estudiantes sean protagonistas de la historia»

Lucía Santamaría Nájara presentó ayer en León su novela El secreto de Mascaret, un libro interactivo con el que la autora ya ha conseguido implicar a los alumnos de varias comunidades en el arte y la cultura de la época de Felipe IV. Santamaría ha ideado un juego de enigmas y pistas con los que los alumnos amplían sus conocimientos aprendiendo de manera creativa.

—¿Podría explicar de manera breve en qué consiste su iniciativa?

—Se trata de introducir a los adolescentes en la novela, de tal forma que a través de ingeniosos juegos sean capaces de desvelar el enigma que ésta encierra, aprendiendo indirectamente numerosos conocimientos de las diversas asignaturas y convirtiéndose en protagonistas de la historia.

—¿Cómo surgió la idea de convertir a los estudiantes en protagonistas de su novela?

—Pues fue a través de un amigo de Valladolid, Kiko de la Rosa, que me propuso un juego. Para desarrollarlo, me ennumeró cuatro ideas: debía hablar de Notre Same, estar ambientada en el siglo XIV, tener entre sus protagonistas a un chico de 18 años y contar con un asesinato cometido con nocturnidad y alevosía.

—¿De qué manera se pone en contacto con los centros y los alumnos?

—Lo que trato de conseguir es que los estudiantes aprendan de una manera lúdica, con lo que les voy planteando enigmas que tienen que resolver en su ciudad. Ahora, por ejemplo, hay cuarenta alumnos de Barcelona desarrollando esta particular gincana.

—¿En cuántos centros está trabajando en la actualidad con esta iniciativa?

—Pues verá, mi intención es tener los pies en el suelo. Me han ofrecido realizar el proyecto en varios países, pero de momento quiero ir poco a poco, y trabajar con grupos reducidos. Lo que hago es llevar mi juego a una ciudad y estudiar sus monumentos a través del libro, ver de qué manera puedo reorientarlo a los estudiantes de allí.

—Tengo entendido que convertirá Valladolid en una gran gincana.

—Sí. Estoy muy ilusionada con este plan. Se realizará durante la feria del libro y haré que los estudiantes visiten todos los lugares templarios de la ciudad. Los finalistas participarán en un concurso parecido a Saber y Ganar.

—¿Cuál es la participación de Francia?

—En Francia es donde se desarrolla el grueso de la novela. En este momento están traduciendo la novela y tengo que decir que lo están haciendo magníficamente. El año que viene me he comprometido a desarrollar allí el proyecto.

—¿Cómo prepara la iniciativa?

—Lo que suelo hacer es acudir al lugar donde voy a realizar el plan 15 días antes de que comience. Entonces, hablo con los estudiantes y les pido que se impliquen en el proyecto. Una vez que se han leído parte del libro, comienza el juego. Les voy poniendo pruebas que les lleva a descubrir claves del arte y de la historia. Para ello, estoy en contacto con otros profesores, con guías de los museos locales, que les ayudan en las pruebas... en fin realizo pequeñas grabaciones que visionan en clase y que también les aportan pistas, utilizo nuevas teconologías, como códigos ‘Qr’ que dejo en determinados lugares... Se trata de que aprendan jugando e implicándose con lo que se estudia.

—¿Está pensando algo para León?

—Pues, ya me he puesto en contacto con una amiga, Irene Otero Llamazares, que está localizando escenarios.

«Quiero hacer que los estudiantes sean protagonistas de la historia»
Comentarios